Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ericsson reclama diálogo y acuerdos a los políticos para sacar al país de la situación de bloqueo

Insta a los partidos a ser como la empresa privada, donde se dimite cuando no se alcanzan los objetivos
El consejero delegado de Ericsson España, Jose Antonio López, ha recordado a los políticos españoles que su situación no es muy diferente de la empresa privada, por lo que les ha pedido que sean capaces de dialogar y llegar a acuerdos, ya que son ellos los que tienen la responsabilidad de sacar al país de esta situación de bloqueo que atraviesa.
En su intervención en el XXX Encuentro de las Telecomunicaciones y la Economía Digital, López ha reclamado a los dirigentes de los seis principales partidos políticos del país (PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos, PDC y PNV,) "diálogo, negociación, flexibilidad y acuerdo".
El consejero delegado de Ericsson España ha incidido en que un partido político no gobierna sólo para sus votantes, "sino para los suyos y para los demás", por lo que es necesario que los líderes de las formaciones busquen acuerdos y se alcancen consensos.
Además, ha subrayado en el mundo actual los líderes de las empresas privadas cuando un directivo no consigue alcanzar los objetivos marcados "dimite o le dimiten". "Estos políticos tienen hasta el 25 de octubre para hacer su trabajo y sacarnos de la situación en la que estamos", ha apostillado.
En este sentido, ha añadido que no hay ningún razón para pensar que la empresa privada es diferente al entorno público y ha remarcado que este es el enfoque que aplican cada día con clientes, proveedores e incluso competidores.
A este respecto, ha recalcado en que es así como en Ericsson abordan su relación con competidores como Huawei o Nokia, ya que así se lo deben a sus clientes, a sus empleados y a sus accionistas.
En este contexto, ha señalado que este año no va a hacer ninguna petición directa a los políticos como hizo en el encuentro de 2015 porque sería "perder el tiempo otra vez", ya que no han hecho ningún caso a las tres peticiones que realizó el pasado año
Así, ha detallado que no han logrado fomentar una regulación más eficaz, sino que ésta sigue caracterizándose por su lentitud. Así, ha subrayado que ellos tienen que gestionar la regulación sea buena o mala, pero no pueden gestionar la incertidumbre.
En esta línea, ha agregado que tampoco han logrado avances significativos en la inversión en España, ya que sólo ha habido promesas electorales y no nuevos fondos, así como tampoco han cumplido plenamente con el papel de líderes en la compra y gestión de servicios digitales.
Por todo, ha incidido en la necesidad de activar "el plan B" para que sea el sector privado se ponga "manos a la obra" y sea el que lidere la digitalización de España, que cuenta unas empresas con ideas, talento y tecnología suficiente para dar a los ciudadanos y al país "la autopista digital" que se merecen.