Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Emilio Botín, un banquero carismático y ambicioso

Emilio Botín no quería hablar de jubilación y cada vez que le preguntaban su respuesta era la misma, “voy a estar el tiempo que haga falta”. Botín era de los pocos banqueros que arrancaba siempre unas risas en su rueda de prensa. Un hombre carismático y directo, sucedió a su padre con 52 años al frente del Santander, era listo y ambicioso. Un banquero sin complejos con un estilo muy personal para los negocios.