Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ecuador se une al acuerdo comercial de la UE con Perú y Colombia

La UE espera ahorrarse 106 millones de euros al año en aranceles para sus exportaciones y Ecuador, 248 millones
La Unión Europea y Ecuador han firmado este viernes en Bruselas el protocolo de adhesión para que el país andino se sume al acuerdo comercial que sus vecinos Perú y Colombia tienen con el bloque comunitario desde hace varios años, y queda pendiente del visto bueno de la Eurocámara para aplicarlo de manera provisional.
Una vez se aplique de manera definitiva, fuentes comunitarias calculan que permitirá un ahorro de al menos 106 millones de euros en aranceles cada año para las empresas europeas y de hasta 248 millones para las exportaciones ecuatorianas, gracias a los derechos suprimidos.
Mientras, el acuerdo se aplicará de manera provisional desde el próximo enero, mientras se cumplen los procedimientos formales para su ratificación por los parlamentos nacionales.
A la firma en la capital europea, celebrada en los márgenes de un consejo de ministros de Comercio de la UE, han asistido la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, y el vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas. También han participado los embajadores ante la UE de Colombia y de Perú, José Rodrigo Rivera y Cristina Ronquillo, respectivamente.
"Es importante que el acuerdo entre pronto en vigor, de manera que los exportadores, los trabajadores y los ciudadanos puedan empezar a disfrutar de sus beneficios", ha destacado Malmström, para quien la firma es un "hito" en las relaciones con el país andino, con el que se crea el "marco adecuado para reforzar el comercio y la inversión".
La comisaria ha recalcado que el pacto comercial "abre la puerta" a las empresas europeos y servirá también de "punto de anclaje" para las reformas en Ecuador, además de destacar la "valentía" del país por sumarse a un pacto cuyas bases han sido negociadas por otros.
El vicepresidente ecuatoriano, por su parte, ha celebrado que el acuerdo no es sólo una alianza con la UE, sino que también "ayudará a fortalecer la relación" con los socios andinos. Además ha asegurado que potenciará las inversiones en un país "estable", que "ahora sí genera confianza".
La UE intentó durante años negociar un pacto comercial con los países andinos como bloque, pero la falta de avances llevó a Bruselas a plantear como alternativa un acuerdo "multipartes" con los países más receptivos.
Ecuador abandonó las conversaciones multilaterales en 2009 y el acuerdo se firmó finalmente en 2012 con Perú y Colombia. Los Veintiocho y Ecuador retomaron en enero de 2014 los contactos y en unos meses lograron un acuerdo, concluido en julio de ese mismo año, sobre las especificidades para articular su entrada.
El convenio comercial prevé la eliminación de aranceles a productos industriales y pesqueros, la ampliación del acceso al mercado de productos agrícolas y el acceso a contratación pública, servicios y mercados de inversión. En el área agrícola, la UE ha negociado la protección de un centenar de Indicaciones Geográficas.
Además prevé la reducción de los obstáculos técnicos al comercio y la introducción de disciplinas comunes, entre otras, en materia de derechos de propiedad intelectual, transparencia y competencia.
También incluye disposiciones sobre la protección de los derechos humanos y el Estado de Derecho, compromisos para aplicar efectivamente los convenios internacionales en materia de derechos laborales y protección del medio ambiente.
Las reducciones de los aranceles se irán aplicando gradualmente a lo largo de diecisiete años para favorecer la adaptación a los cambios, hasta que se liberalice el 95 % de las líneas arancelarias de la UE y del 60 % en Ecuador.
Ecuador tendrá un mejor acceso para sus principales exportaciones, como los productos de pesca, flores cortadas, café, cacao, frutas y frutos de cáscara. Los plátanos también contarán con una tarifa preferente, pero existirá un mecanismo de estabilización que permitirá a la Comisión examinar y sopesar la suspensión de las preferencias si se alcanza un umbral anual, como ocurre ahora con los acuerdos comerciales con Colombia, Perú y América Central.
En 2015 el comercio entre Ecuador y la UE alcanzó los 4.594 millones de euros, haciendo de la UE el segundo socio comercial de Ecuador y representando el 13,2% de su comercio con el mundo, según datos del Servicio europeo de Acción Exterior.
Desde el 2005, el valor de las relaciones comerciales entre ambos ha aumentado en un 86%.
Las exportaciones de Ecuador al bloque comunitario han aumentado un 63 % en la última década, con un valor de 2.585 millones de euros en 2015.