Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La troika regresa a Grecia

El primer ministro griego, Yorgos Papandréucuatro.com

Decide si los griegos cumplirán con el objetivo de déficit para 2011

Gracia vuelve a ser examinada esta semana por la troika. Una delegación del FMI, la Comisión Europea (CE) y el BCE revisa si los últimos recortes anunciados por el Gobierno heleno le permitirá reducir su déficit al 7,6% del PIB a finales de 2011. El sexto paquetes de ayudas, de 8.000 millones de euros, es necesario para que los griegos no se declaren en quiebra.
La semana pasada el Gobierno de Papandreu anunció que eliminará 30.000 empleos públicos, recortará un 20% las pensiones de más de 1.200 euros mensuales y reducirá el mínimo exento del IRPF a los 5.000 euros anuales. Con estas medidas los griegos pretenden garantizar que cumplirán sus objetivos de déficit para este año, 6,7% del PIB, imprescindible para recibir el último rescate de 8.000 millones de euros.
La troika está de nuevo esta semana en Grecia para examinar los últimos pasos de austeridad. A ellos, el FMI, la CE y el BCE, parece que les gusta. A quienes no convencen estas medidas es a la mayoría de los griegos. Estos recortes podrían llevar de nuevo a la calle a los ciudadanos asfixiados.
Con este panorama, el primer ministro Papandreu se reúne este martes con Ángela Merkel en Berlín y el ministro de finanzas, Evangelos Venizelos, hará lo propio en Washington con la directora gerente del FMI.
El G-20, presente en el foro del Banco Mundial y el Fondo Monetario celebrado en Washington este fin de semana, y que ya intervino en la crisis financiera de 2008, se ha limitado a reiterar su compromiso político sin ofrecer acciones específicas.