Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Economía achaca el repunte "transitorio" del IPC a la Semana Santa y prevé que baje en el segundo semestre

La secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Irene Garrido, ha explicado este viernes que el repunte "transitorio" de los precios en abril se debe a la Semana Santa y al efecto base del precio de la electricidad y del gas, que irá desapareciendo en el segundo semestre y hará que el IPC vaya convergiendo con la tasa subyacente.
Durante la rueda de prensa para analizar los datos del IPC de abril, Garrido ha explicado que el repunte "transitorio" de tres décimas, hasta el 2,6%, se debe al alza de los precios turísticos derivado de la Semana Santa y de forma "marginal" al efecto base como consecuencia de la estabilización del precio de la electricidad y la subida del gas frente a las pronunciadas bajadas registradas en abril del año pasado.
No obstante, Garrido ha indicado que, como en meses anteriores, se prevé la "progresiva desaparición" de este efecto base y se estima que la tasa de inflación general irá convergiendo con la subyacente a partir del segundo semestre del año.
El "ligero repunte transitorio" de abril se debe a la subida de los precios turísticos como consecuencia de que la Semana Santa ha caído este año en abril, mientras que el ejercicio pasado se celebró en marzo, a lo que se suma el efecto base del precio de la electricidad y el incremento del gas frente a las bajadas en el mismo periodo de 2016.
A nivel intermensual, se ha registrado un aumento del IPC del 1%, frente al repunte del 0,7% en abril de 2016, ha recordado Garrido, quien ha añadido que la inflación subyacente, que no tiene en cuenta partidas volátiles como la energía o la alimentación no elaborada, ha aumentado tres décimas, hasta el 1,2%, por la aceleración de los precios de los servicios debido también al efecto calendario.
La 'número dos' de Economía ha destacado que el IPC armonizado se ha incrementado en medio punto respecto a marzo, hasta el 2,6%, con lo que el diferencial de España con la zona euro se sitúa en siete décimas.