Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Economía. Deutsche Bank recorta las bonificaciones de sus directivos en 2016

El consejo de administración de Deutsche Bank ha informado este miércoles de que limitará las bonificaciones individuales de sus directivos en 2016 al considerar "inevitable" tomar medidas "drásticas" para afrontar la multa de 7.200 millones de dólares (6.740 millones de euros) impuesta por las autoridades de Estados Unidos.
En una carta a sus empleados, la directiva del principal banco de Alemania ha indicado que los cargos de vicepresidente, director y director ejecutivo de la entidad "no recibirán ninguna compensación variable de carácter individual". Adicionalmente, los miembros del consejo de administración han renunciado a su retribución variable en 2016.
La dirección, que asevera que no ha tomado la decisión "a la ligera", precisa que ahora que se conoce tanto el impacto financiero de la multa del Departamento de Justicia de EEUU como el rendimiento de la entidad durante 2016, es "inevitable" tomar medidas "drásticas".
"Esto es especialmente cierto en un momento en el que se están destruyendo miles de empleos y nuestros accionistas no están recibiendo dividendos", señala el consejo en el comunicado, para añadir que esperan retomar el pago de bonificaciones en 2017.
La medida afectará aproximadamente al 25% de la plantilla del banco, aunque un número limitado de empleados que juegan un papel "crucial" para éxito de Deutsche Bank recibirán un incentivo a largo plazo que se pagará parcialmente en acciones.
Deutsche Bank acordó a finales de diciembre resolver la investigación de Departamento de Justicia de Estados Unidos sobre la emisión y suscripción de valores respaldados por hipotecas basura durante 2005 y 2007 con el pago de 7.200 millones de dólares (6.740 millones de euros).