Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La EBA confirma que realizará los próximos test de estrés en 2018

La Autoridad Bancaria Europea (EBA) realizará su próximo examen de solvencia a la banca europea en 2018, mientras que en 2017 realizará su tradicional ejercicio de transparencia, según ha confirmado en un comunicado.
La institución, que comenzará a preparar la metodología de los test de estrés con carácter inmediato, incluirá en su próximo examen el nuevo modelo de contabilidad europea IFRS 9, que modifica las normas de información financiera, los modelos de estados financieros y la central de Información de Riesgos.
Entre otros aspectos, el nuevo modelo, que se implantará el 1 de enero de 2018, reforma la clasificación de las operaciones por riesgo de crédito, la estimación de provisiones mediante modelos de pérdida esperada y la contabilización de las coberturas.
"La nueva norma es un modelo complejo basado en un método relativo, en la comparación de riesgos", comentó al respecto el consultor del Fondo Monetario Internacional (FMI) para la IFRS y profesor del CEF, José Alberto Toribio, el pasado mes de junio, cuando añadió que bajo la nueva norma será necesaria "la detección de pérdidas esperadas considerando las condiciones futuras, incluyendo las macroeconómicas", algo que tendrá una mejor valoración de riesgo.
La EBA, que ha comunicado su decisión al Parlamento Europeo, al Consejo Y la Comisión, llevará a cabo en 2017 su ejercicio anual de transparencia.
Este 2016, los seis grandes bancos españoles, Banco Santander, BBVA, Criteria Caixa Holding (matriz de CaixaBank), BFA Tenedora de Acciones (matriz de Bankia), Banco Popular y Banco Sabadell, superaron el ejercicio de solvencia de la EBA, que señaló al italiano Monte dei Paschi di Siena como el banco con peor resultado.