Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Duro Felguera espera "avances" en breve en la negociación sobre su deuda y garantías comerciales

Duro Felguera espera que "en un corto espacio de tiempo" se produzcan "avances significativos" en el proceso de negociación sobre el vencimiento de su deuda y garantías comerciales en el que la empresa se halla inmersa.
En una nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Duro Felguera explica que "continúa con el proceso de negociación sobre vencimiento de deuda y garantías comerciales, esperando que se produzcan avances significativos en un corto espacio de tiempo".
Junto a esto, asegura que este proceso no está teniendo repercusión en el desarrollo de sus operaciones habituales, que siguen su curso "con normalidad".
La empresa se encuentra sometida a un proceso que le ha valido una llamada de atención por parte de EY en la auditoría de cuentas anuales, en la que se advierte de la "incertidumbre" acerca de la capacidad de Duro Felguera para mantenerse en funcionamiento debido a sus problemas de liquidez.
A finales de marzo, Duro Felguera ya comunicó al supervisor del mercado que contempla como parte del proceso de refinanciación de su deuda la entrada de un socio estratégico y la realizaciones de inversiones 'non core'.
La empresa también anunció que se encuentra estudiando una operación para mejorar su estructura de capital. Duro Felguera "considera la realización de desinversiones en activos no estratégicos y la optimización organizativa, junto con una operación para reforzar la estructura de capital, pendiente de definir su importe, el instrumento a través del que se reforzará y si se llevará a cabo en una sola operación o en varias sucesivas", señaló.
Duro Felguera redujo sus 'números rojos' un 73% en 2016, hasta 18,19 millones de euros, frente a las pérdidas de 68,8 millones de euros registradas en 2015.
En el momento de anunciar sus resultados, la empresa ya adelantó que se desprenderá de activos no productivos y reforzará el equipo gestor con el nombramiento de un consejero delegado.
A cierre de diciembre 2016, la posición de deuda neta totalizó 225 millones de euros, una mejora de 28 millones de euros frente a los 253 millones de euros registrados en el trimestre anterior, debido principalmente al cobro de más de 9 millones de euros en el proyecto de Termocentro (Venezuela) y a los anticipos de cobros de proyectos en curso.
La compañía achacó el incremento interanual de la deuda neta a la ejecución de los avales del proyecto Roy Hill (Australia) por valor de 88 millones de euros y los sobrecostes asociados los proyectos CVO (Argentina) y Carrington (Reino Unido).
Ante esta situación, la compañía mantiene negociaciones con Bankia, BBVA, Caixabank, Popular, Sabadell y Santander sobre vencimientos de deuda y garantías comerciales. Como parte de este proceso, entre noviembre de 2016 y febrero de este año, PwC completó un IBR ('Independent Business Review') que valida el plan de negocio de la compañía.