Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Draghi insta la cooperación en la Unión Europea para no perder influencia a nivel global

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha advertido este jueves de que la Unión Europea (UE) está en riesgo de perder influencia a nivel global si no es capaz de "retomar el control" a través de la unidad y la cooperación.
En un acto celebrado en la ciudad helvética de Lausana, donde ha sido congratulado con la Medalla de Oro de la Fundación Jean Monnet para Europa, el presidente del BCE ha incidido en que se antoja "vital" actuar "juntos como una unión" para favorecer los intereses de los ciudadanos.
Draghi, que ha elogiado la figura de Jean Monnet --uno de los precursores de la UE--, entiende que en un momento en el que el tamaño relativo de Europa se está reduciendo y donde la tecnología, el medio ambiente y el mercado están penetrando las fronteras nacionales, el argumento de actuar juntos para recuperar capacidad "tiene más fuerza que nunca".
Además, el banquero italiano ha respondido a quienes proclaman que el abandono de la UE es un modo de "recuperar el control". "Monnet y sus contemporáneos concibieron la UE precisamente como una forma de tomar el control de los acontecimientos en los que los estados nacionales ya no podían influir actuando por sí mismos. Y este sigue siendo el asunto hoy en día", ha aseverado Draghi.
En esta línea, el presidente del principal organismo monetario europeo ha reiterado que "los desafíos" a los que se enfrenta la UE en la actualidad "tan solo" se pueden afrontar y solventar actuando con unidad.
El mandatario, consciente de que la integración europea sigue levantando dudas, defiende que el enfoque de crear instituciones comunes para solventar los problemas a los que se enfrenta el bloque comunitario es ahora "más necesario" que en los tiempos en los que se gestó la UE.