Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Domino's Pizza eleva su beneficio un 33,5% en el segundo trimestre de su año fiscal, hasta 56,2 millones

La empresa multinacional de comida rápida especializada en pizzas Domino's Pizza obtuvo un beneficio neto de 65,7 millones de dólares (56,2 millones de euros) en el segundo trimestre de su ejercicio fiscal, un 33,5% más que los 49,2 millones de dólares (42,1 millones de euros) que ganó en el mismo periodo del ejercicio precedente, según informó la compañía en un comunicado.
Las ventas, por su parte, se situaron en el segundo trimestre finalizado el pasado 19 de junio, en 628,6 millones de dólares (537,9 millones de euros), lo que supone un 14,8% más en comparación interanual.
Por segmentos de negocio, las tiendas propias de la compañía reportaron unos ingresos un 15% mejor que en el segundo trimestre de un año antes. Las franquicias nacionales facturaron un 18,3% más, las internacionales un 7,6% y, las cadenas de suministro, mejoraron un 15% sus ingresos.
El presidente y consejero delegado, J. Patrick Doyle, ha señalado que se trata de un trimestre con resultados "sobresalientes", y ha añadido que, "el ímpetu de la marca, la rápida ejecución y el énfasis en mejorar cada día, es lo que impulsa al grupo".
No obstante, ha reconocido que el crecimiento de las ventas a nivel mundial ha sido "ligeramente inferior a las expectativas", pero que, por contra, se sienten "animados" por el elevado crecimiento de franquiciados.
Por último, el grupo indicó haber completado su plan de recapitalización el pasado 24 de julio de 2017, con el que ha percibido 1.900 millones de dólares brutos (1.600 millones de euros).
Domino's ha asegurado que destinará 910,5 millones de dólares (778,6 millones de euros) de los ingresos devengados a través del plan de recapitalización para hacer frente al pago de intereses, comisiones y otros gastos pendientes. El montante restante, lo reinvertirá en "objetivos corporativos generales".