Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desigual ganó 71 millones en 2016, un 9% más, pero redujo ventas en un 7,8%

Desigual ha cerrado el ejercicio 2016 con un beneficio neto de 71 millones de euros, lo que supone un 9% más respecto al año anterior, aunque ha reducido la facturación en un 7,8%, hasta 861 millones, ha informado este viernes en un comunicado.
La cifra de facturación ha bajado debido a la reducción de las ventas en los mercados europeos, que concentran el 90% del total de la cifra de negocios de la marca de moda, aunque fuera de Europa las ventas han crecido, especialmente en Latinoamérica.
También ha descendido el resultado bruto de explotación (Ebitda), en un 17% respecto a 2015, situándose en 166 millones, como consecuencia de la bajada de la facturación, la subida del dólar frente al euro y a la inversión en calidad con la incorporación de nuevos tejidos y materiales.
El 'chief corporate officer' de Desigual, Alberto Ojinaga, ha explicado a Europa Press que el beneficio ha crecido a pesar de la reducción de las ventas y del Ebitda debido al plan de eficiencia bianual (2016 y 2017) y al hecho de que en 2015 se hicieron provisiones extraordinarias para afrontar el plan de transformación de la empresa que no fueron necesarias el año pasado.
La posición neta de caja de la compañía ascendió a 381 millones de euros, 83 millones más que en el mismo periodo del año anterior, y Ojinaga ha destacado que supone el 'cash flow' más positivo de la historia de la firma.
El directivo ha destacado que este fuerte incremento de la liquidez, con una posición de caja "extremadamente saludable", y el incremento del beneficio, permiten a la compañía de moda afrontar el proceso de transformación con una posición sólida.
Este proceso de transformación contempla un cambio en el diseño de las prendas, un reposicionamiento de la marca a partir de un mayor conocimiento de sus clientes, y una reordenación de la red de ventas.
El año pasado, Desigual abrió siete tiendas y cerró 37, y este año prevé seguir con esta reordenación, que Ojinaga ha señalado que es "muy moderada" teniendo en cuenta que cuenta con una red de más de 500 tiendas.
NOMBRAMIENTO
En el marco de este plan de transformación, la compañía con sede en Barcelona ha anunciado la incorporación de David Meire al equipo directivo de Desigual como 'chief client officer' para acelerar el cambio y orientarse al cliente.
Meire, con amplia experiencia en la industria textil y el sector retail, compartirá la responsabilidad de cumplir el objetivo de acercarse más al cliente con Alberto Ojinaga y el consejero delegado de Desigual, Thomas Meyer.