Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Delegación del Gobierno fija servicios mínimos del 90% para la huelga en el Aeropuerto de Barcelona

La Delegación del Gobierno en Catalunya ha fijado unos servicios mínimos de carácter obligatorio del 90% para la huelga convocada a partir de este viernes por los empleados de la empresa privada de seguridad Eulen, "con el objetivo de garantizar el funcionamiento de los servicios esenciales" que la comopañía presta en los filtros de control de acceso en el Aeropuerto de Barcelona.
Según ha informado la Delegación del Gobierno este miércoles en un comunicado, estos servicios mínimos serán obligatorios todos los días de huelga y en todas las franjas horarias, ya que a su juicio, por debajo de ese porcentaje "podrían verse afectados gravemente otros derechos fundamentales, especialmente el de la libertad de circulación".
La resolución, firmada por el delegado accidental del Gobierno en Catalunya, Juan Manuel Sánchez-Bustamante, y comunicada a las partes, establece que este porcentaje se debe aplicar a todos los trabajadores que presten este servicio, desglosándose por cada turno (mañana, tarde y noche), terminal (T1 y T2) y puesto (filtros y personal de trazas).
La Delegación del Gobierno ha argumentado que una paralización de los servicios prestados por el personal de seguridad, más allá de unos mínimos razonables que amparen el derecho constitucional a la huelga, "produciría unos efectos desproporcionados, muy especialmente en materia de seguridad", en el conjunto de la operativa del aeropuerto, así como perjuicios a los pasajeros.
Ha añadido que los servicios de seguridad prestados por los trabajadores de Eulen en el Aeropuerto de El Prat afectan a un sector estratégico como el transporte aéreo, en el que la actividad laboral realizada por un número relativamente reducido de trabajadores "conlleva un efecto multiplicador de tal magnitud que técnicamente obliga, en caso de huelga, a la determinación de unos servicios mínimos superiores en porcentaje a los que correspondería fijar si se tratara de otra clase de actividad".
Asimismo, en la resolución expone que esta huelga afecta a una de las infraestructuras críticas, la de transporte público, sometida a especiales medidas de seguridad, prevención y control por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad, que cuentan con el auxilio y colaboración de los vigilantes de seguridad.
Teniendo en cuenta que la huelga se va a desarrollar en el período estival durante el cual el número de usuarios de las instalaciones se incrementa en forma considerable, la falta o disminución importante de estas labores de seguridad y vigilancia "podría generar graves disfunciones de seguridad para las infraestructuras aeroportuarias y el gran número de usuarios".
HUELGAS PARCIALES
Los vigilantes de seguridad han convocado una huelga indefinida todos los viernes, domingos y lunes a partir de este 4 de agosto en diferentes franjas horarias: de 5.30 a 6.30 horas, de 10.30 a 11.30, de 16.30 a 17.30, y de 18.30 a 19.30.
Además, este miércoles han decidido en asamblea endurecer la huelga y ampliarla al 100% de la jornada durante todos los días de la semana a partir de mediados de agosto, con el objetivo de que Aena se implique en el conflicto laboral, en el que la plantilla reclama mejoras en las condiciones de trabajo.