Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El déficit público suma 54.293 millones hasta julio, el 5,27 % del PIB

El déficit público sumó 54.293 millones en los siete primeros meses del año, por lo que supone ya el 5,27% del PIB frente al objetivo de 6,5% fijado para todo el año, según los últimos datos publicados este lunes por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

Estos datos tienen en cuenta el déficit registrado por el Estado hasta julio (46.891) millones, el 4,55% del PIB), el saldo negativo de las comunidades en el mismo periodo (7.936 millones, el 0,77% del PIB) y el superávit de la Seguridad Social (534 millones, el 0,05% del PIB).
Faltaría incorporar las entidades locales que, sin embargo, tienen que cerrar el año en equilibrio, por lo que la cifra no debería afectar al resultado del límite de déficit pactado con Bruselas.
En cualquier caso, la cifra global de 54.293 millones es consecuencia de unos ingresos de 188.064 millones de euros y de unos gastos de 242.357 millones.
Al analizar los datos de las comunidades autónomas desagregados, se observa que la región con más déficit fue Navarra, con un saldo negativo del 3,49% de PIB. A continuación se situaron Murcia (-1,48%) y Cataluña (-1,05%).
Por debajo del 1% pero con cifras superiores a la media autonómica (-0,77%) se quedaron Andalucía (-0,83%), Aragón (-0,81%) y Madrid (-0,78%).
Solo dos CC.AA. con superavit
A continuación se situaron Castilla-La Mancha (-0,76%), Extremadura (-0,75%), Comunidad Valenciana (-0,68%), País Vasco (-0,67%), Galicia (-0,61%), Castilla y León (-0,40%), Canarias (-0,40%) y Cantabria (-0,28%).
La Rioja, por su parte, cerró los siete primeros meses casi en equilibrio (-0,01%), mientras que Baleares (+0,46%) y Asturias (+0,43%) fueron las únicas regiones que acabaron los siete primeros meses con superávit.