Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Claves del decreto de paralización de los desahucios más urgentes

La presión social ha llevado al gobierno a aprobar con carácter de urgencia un paquete de medidas destinado a paralizar los desahucios para aquellas familias que se hallen en situación de exclusión social. La base sobre la que gira su plan son los ingresos de la unidad familiar, los miembros que la compongan y las situaciones de cada uno de ellos. Estos son, a grandes rasgos, las claves del decreto aprobado este jueves por el Consejo de Ministros.

- Moratoria de dos años
A la paralización de los desahucios se podrán acoger las familias con rentas inferiores a 19.200 euros al años, es decir, 1.597 euros al mes, y en situación de "vulnerabilidad" y "circuntancias difíciles".
Esta moratoria no tendrá ningún coste para las familias que vayan a ser desalojadas a partir de la entrada en vigor de la norma.
- Circunstancias familiares
Estas familias son, según entiende el Ejecutivo, las numerosas, las monoparentales con dos hijos, las que tengan hijos menores de tres años, mayores o discapacitados a su cargo. También se incluyen aquellas en las que haya un caso de violencia de género o cuando el deudor esté en paro y con las prestaciones agotadas.
- Requisitos financieros
La vivienda ha de ser la única propiedad del deudor y tiene que constatarse una regresión significativa en la situación económica familiar. Antes esto último, De Guindos ha puesto como ejemplo que la carga hipotecaria haya pasado del 40% al 60% de los ingresos.

- Parque de viviendas en alquiler
El Ejecutivo crea, con carácter de urgencia, un parque de viviendas en alquiler a precios "muy bajos" para quienes hayan perdido ya sus casas.
- Sin modificaciones en la ley hipotecaria
De Guindos no aclaró si el Gobierno va a modificar la Ley Hipotecaria, que es una de las demandas del PSOE en la negociación. "No voy a prejuzgar si hay que cambiarla o no, posteriormente habrá una tramitación de una Ley", dijo en referencia a que el Real Decreto se tramitará como proyecto de Ley.

- La dación en pago, último recurso
El gobierno estima que, aunque esta posibilidad está incluída en el código de buenas prácticas, ha de ser contemplada como una solución de "última instancia" y que es mejor primero aplicar una "reestructuración de la deuda" o una "quita".  Además, según Luis de Guindos, ministro de Economía, es posible hacer contratos de hipoteca con esta opción, pero advirtió de que son más caros. En su opinión, en los cambios legislativos se trata de "actuar con equilibrio, justicia, sensibilidad social e inteligencia" y advirtió de que si se protege en exceso al deudor, los bancos son más reacios a la concesión de préstamos.
- Código de buenas prácticas
El Ejcutivo abrirá a la negociación con el resto de fuerzas políticas algunos puntos del Código de buenas prácticas como: las subastas, los intereses de demora, garantizar más independencia para las tasadoras respecto a los bancos y buscar mecanismos que eviten las cláusulas abusivas en las hipotecas.