Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 409.000 personas se fueron de España en 2014

Aeropuerto de MadridEFE

Un total de 409.344 personas se marcharon de España el año pasado, cuando la emigración se ralentizó un 23,1% aunque el saldo final (salidas menos entradas) volvió a ser negativo y la población del país se redujo a 46.439.864 habitantes, 72.335 menos (un 0,16%) que al cierre de 2013.

Según los datos difundidos este jueves por el Instituto Nacional de Estadística, a lo largo del año pasado se instalaron en España 307.035 personas procedentes del extranjero (un 9,4% más que en 2013) mientras 409.343 se marcharon a otro país (un 23,1% menos).
El saldo migratorio final fue negativo, con la pérdida de 102.309 habitantes, lo que empujó la caída general de la población, que se redujo un 0,16%. El descenso es menor que el registrado en 2013, cuando la reducción fue del 0,46%.
En cuanto a los emigrantes, de las 409.343 personas que se marcharon, el 19,2 por ciento eran de nacionalidad española (78.785) y la mayoría (50.249, el 63,8%) habían nacido en España. El resto de los que se marcharon, 330.559 personas, eran extranjeros.
Conforme la estadística oficial, de estos 78.785 españoles que emigraron, el 52% eran hombres y el 48%, mujeres. La mayoría tenían entre 25 y 44 años de edad, aunque más de tres mil eran niños entre 5 y 9 años de edad.
Los grupos más grandes se dirigian a Reino Unido, Francia, Alemania y Ecuador, país al que fueron principalmente extranjeros nacionalizados y niños menores de 16 años nacidos en España, es decir, población retornada.
En cuanto a los emigrantes extranjeros, los grupos más amplios tenían de 20 a 49 años. Las nacionalidades con más salidas fueron la rumana (57.373) y la marroquí (32.478) que son, además, las mayoritarias.
Los flujos de emigración al exterior bajaron en los 15 principales países de nacionalidad de los emigrantes, a excepción de Italia (con un 9,4% más que en 2013), Reino Unido (0,8%) y Francia (0,3%). Los mayores descensos de salidas se registraron en la comunidad paraguaya, (101,8% menos), brasileña (90,8% menos) y boliviana (82,1% menos).
INMIGRANTES Y RETORNADOS
Sobre los inmigrantes, el INE indica que el 13,4 por ciento de los 307.035 que llegaron el año pasado eran de nacionalidad española (41.278), aunque más de la mitad habían nacido en otros países. El grupo más amplio, 265.757 personas, eran extranjeros.
En este sentido, el INE concreta que si bien el retorno de españoles aumentó un 27,3 por ciento respecto a 2013, la emigración subió también, con un 7,4%. Al final, el saldo migratorio de los españoles fue negativo, con 37.507 ciudadanos menos.
De los 41.278 que retornaron, la estadística revela que los grupos más grandes procedían de Venezuela, Francia y Cuba. De hecho, más de la mitad (21.640) habían nacido fuera de España. El 50,9% eran hombres y el 49,1%, mujeres.
En los extranjeros, la diferencia entre las salidas y las entradas dejó un resultado también negativo, con 64.802 personas menos, aunque la inmigración aumentó un 7% y la emigración descendió un 28%.
Las principales nacionalidades de los inmigrantes extranjeros fueron la rumana (con 29.968 llegadas) la marroquí (con 20.163) y la italiana (con 14.955). De las 15 nacionalidades con mayor flujo inmigratorio, las que tuvieron los mayores incrementos relativos en número de llegadas a España fueron la ucraniana (un 41,2% más), la venezolana (un 34,9%) y la rumana (un 24,0%).
MENOS JÓVENES Y MENOS NIÑOS
Por edades, las mayores reducciones de población en España se han producido entre los jóvenes de 20 a 39 años, con 440.957 personas menos que un año antes, y entre los menores de 5 años de edad, que se reducen en 64.474.
También decreció la población entre 75 y 79 años por la llegada a estas edades de generaciones más reducidas nacidas durante la Guerra Civil.
En cuanto a las nacionalidades, la población española creció en 156.872 por el proceso de adquisición de nacionalidad al que se sometieron 205.870 personas durante el año. Esto, junto con la emigración, empujó el descenso de habitantes extranjeros, que se redujeron un 4,9%, perdiendo 229.207 habitantes.
En total, viven en España 4,4 millones de foráneos, un millón menos que en el año 2010. Las comunidades que más se han reducido en términos absolutos son la ecuatoriana (39.711 menos), la marroquí (31.678 menos) y la colombiana (27.703).
La pérdida de población durante el año 2014 fue generalizada en la mayoría de comunidades autónomas. Principado de Asturias (-0,9%), Castilla y León (-0,7%) y Castilla la Mancha (-0,6%) registraron los mayores descensos relativos respecto al año anterior. Mientras, los mayores crecimientos relativos de población se dieron en Baleares (0,8%), Canarias (0,7%) y en la ciudad autónoma de Melilla (0,9%).
En materia de migraciones exteriores, Canarias, Baleares, Andalucía y Galicia presentaron saldo migratorio positivo en valores absolutos durante 2014. Por su parte, los saldos migratorios más desfavorables se dieron en Comunidad de Madrid, Cataluña y Comunitat Valenciana.
Sin embargo, en migraciones internas Comunidad de Madrid, Baleares y País Vasco presentaron los saldos migratorios más elevados, mientras Castilla-La Mancha, Castilla y León y Andalucía presentaron los más bajos.