Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Creditea desembarca en España respaldada por IPF para popularizar el acceso al crédito

La web de préstamos rápidos Creditea.es ha comenzado a operar en España bajo el paraguas de International Personal Finance (IPF) con el objetivo de popularizar el crédito y ofrecer una financiación "ética y flexible" a personas con dificultades para acceder a ella.
"En España comenzamos a operar en diciembre de 2015, aunque lanzamos nuestra marca Creditea.es en junio de 2016. Formamos parte de las principales asociaciones digitales y de fintech a nivel nacional, así como de la Cámara de Comercio Británica en España", ha explicado a Europa Press el director general de Creditea, Jorge Bardón.
Creditea ofrece a sus clientes créditos y préstamos 'online' a través de dos productos: líneas de crédito de hasta 3.000 euros que se pueden devolver hasta en 36 meses, y préstamos a plazos que se pueden devolver en un período de 24 meses.
La financiera pertenece a International Personal Finance Digital Spain, empresa digital del grupo International Personal Finance PLC, proveedor líder de créditos y préstamos que cuenta con más de 2,8 millones de clientes en 13 países. IPF tiene una historia financiera de casi 140 años de antigüedad y cotiza en Bolsa desde 2007.
"Nuestro negocio digital sirve además a clientes en los mercados bálticos, Finlandia, Polonia, México y Australia", señala Bardón, quien insiste en que a pesar de la corta historia de Creditea en España, "IPF tiene un largo historial en el sector del crédito y préstamo a través de nuestras diferentes plataformas online".
Durante el pasado ejercicio, el grupo IPF concedió préstamos por valor de 1.043 millones de libras.
POPULARIZAR EL CRÉDITO
El principal objetivo de Creditea en España es "ofrecer una financiación ética y flexible" para llegar a aquellas personas que tienen dificultades para acceder a financiación. "Las tradicionales fuentes de crédito son cada vez más exigentes, y alternativas como Creditea permiten popularizar el acceso al crédito", apunta Bardón.
Frente a los bancos, que reclaman "requisitos, avales y garantías", Creditea "prioriza y da valor" al cliente. "Confiamos en él y entendemos su situación y la necesidad urgente que tiene a la hora de pedir un préstamo", añade el director general de la financiera.
Así, Creditea se presenta como una firma "ética y responsable", ya que no concede préstamos a quien no puede pagarlos. Por ello, analiza la situación personal y económica del solicitante, le ofrece y asesora en el producto que más se adecua a sus características y le da la posibilidad de elegir el que más se adapte a sus necesidades.
PRINCIPALES PRODUCTOS
El producto principal de Creditea es la línea de crédito, que permite al cliente "una total flexibilidad en la devolución del importe solicitado" y funciona como una cuenta virtual en la que se puede acceder a la cantidad deseada en cada momento, pagando intereses solo por el importe que se retire.
"Por ejemplo, si concedemos una línea de crédito de 500 euros, pero solo se necesitan 100 euros, se pueden retirar esos 100 euros a través del área personal de la web y solo se abonarán intereses mensuales por esa cantidad. El resto del importe que se mantiene en la cuenta virtual no genera gastos y siempre estará disponible para cualquier imprevisto que pudiera surgir en el futuro", indica la financiera.
El límite máximo de la línea de crédito es de 3.000 euros y el plazo máximo en el que puede ser devuelto es de 36 meses.
Creditea también ofrece préstamos a plazos en los que el cliente abona cuotas mensuales fijas durante el periodo de devolución que haya elegido. El límite máximo del préstamo es de 3.000 euros y el plazo de devolución es de 24 meses.
La financiera destaca que no tiene 'letra pequeña' y entiende que "en la medida en que el cliente tenga claras todas sus responsabilidades" y las de Creditea, la relación será "duradera y satisfactoria".
De este modo, si un cliente tiene contratada una línea de crédito y abona sus cuotas correctamente, se le concederán unas mejores condiciones de financiación a medida que demuestre que es "buen cliente". Asimismo, si necesita una mayor flexibilidad, puede acogerse a "un mes de respiro" y aplazar el pago hasta el mes siguiente "con un mínimo recargo" siempre que haya abonado la primera cuota.