Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso debate mañana la revalorización de las pensiones al ritmo de la inflación, a propuesta del PSOE

El Pleno del Congreso debatirá este martes, a propuesta del PSOE, la conveniencia de derogar el actual sistema de revalorización de las pensiones para volver a la inflación como medida para actualizar estas prestaciones, con el fin de evitar la pérdida de poder adquisitivo por parte de los pensionistas.
A través de una proposición no de ley, el PSOE quiere que el Congreso vuelva a reclamar al Gobierno la derogación del sistema de actualización vigente, que prevé un incremento mínimo anual del 0,25% pero que no garantiza una subida mayor de las pensiones a pesar del repunte de los precios.
La iniciativa insta al Gobierno a permitir, en el marco del Pacto de Toledo, un acuerdo que garantice el poder adquisitivo de las pensiones con el que sustituir la Ley 23/2013, reguladora del Factor de Sostenibilidad y del Índice de Revalorización del Sistema de Pensiones de la Seguridad Social, que llama a derogar.
Hasta entonces, la iniciativa insta al Ejecutivo a suspender la aplicación de esta norma y revalorizar las pensiones "de acuerdo con la previsión de inflación prevista para 2017, no inferior al 1,2%", estableciendo para ello "una cláusula de desviación de inflación" para el caso de que la inflación media supere el índice previsto.
EL GOBIERNO YA VETÓ UNA PROPOSICIÓN DE LEY
La vuelta a la inflación como referencia para la evolución de las pensiones es una de las reivindicaciones habituales de la oposición. El pasado mes de octubre, al poco de iniciarse la legislatura, presentó en el Congreso una proposición de ley con una revalorización del 1,2% para las pensiones de 2017.
Todos los grupos de la oposición, con la única salvedad de Ciudadanos, firmaron una iniciativa que llegó al Congreso impulsada por los sindicatos Comisiones Obreras y UGT. Semanas después, el Gobierno vetó la tramitación de la proposición de ley por suponer un aumento de gasto presupuestario y la Mesa del Congreso la tiene paralizada desde entonces a la espera de recibir más información del Ejecutivo.