Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso debate la próxima semana una propuesta de ERC para poner techo al sueldo de los ejecutivos

La antigua Convergència pide también calendarizar la subida del salario mínimo y dar competencias a CCAA para aumentarlo
Esquerra Republicana (ERC) llevará a la Comisión de Empleo y Seguridad Social del próximo miércoles una iniciativa para fijar un techo salarial vinculado al salario mínimo en una proporción de 1:12, de tal manera que el mayor sueldo mensual en una compañía no supere nunca lo que gana el trabajador peor pagado de la misma empresa durante todo un año.
La formación catalana destaca que el 72,3% de los trabajadores españoles cree que no recibe la remuneración suficiente por su trabajo, frente al 27% que se considera satisfecho con su salario y un 0,7% que opina que su retribución es excesiva para el trabajo que realiza. Por contra, los directivos del Ibex elevaron sus retribuciones en 2015 pese a la caída de beneficios de las compañías.
La proposición no de ley, firmada por el diputado Jordi Salvador, insta al Gobierno a "realizar las reformas legislativas oportunas" para establecer este techo salarial tanto en las empresas privadas como en el sector público, incluyendo la administración y las instituciones del Estado, según el documento que recoge Europa Press.
BASTA CAMBIAR UN ARTÍCULO DEL ESTATUTO DE LOS TRABAJADORES
ERC defiende que esta propuesta podría convertirse en una realidad con "una pequeña reforma del artículo 26" de la Ley del Estatuto de los Trabajadores. "Debemos recordar en este sentido que la regulación laboral en nuestro país ha pretendido siempre proteger (como la mayoría de países) los derechos mínimos indisponibles de los trabajadores, y que por ello, una limitación de máximos no contravendría nuestra tradición en materia de derecho social", argumenta el diputado independentista catalán.
En la exposición de motivos, Jordi Salvador aporta datos sobre la diferencia salarial entre los "altos directivos de las empresas del IBEX 35" y sus empleados: los ejecutivos ganan 25 veces más que los trabajadores, según la Encuesta de Estructura Salarial del INE, una brecha que se amplió, según el diputado de ERC, entre 2008 y 2010, cuando la crisis económica destruyó miles de puestos de trabajo en nuestro país.
"En otras palabras, los discursos de austeridad, sacrificios y de "apretarse el cinturón" por parte de las clases dirigentes parecen realizarse verticalmente y excepcionar a estas mismas clases, que cada vez son más ricas -en términos absolutos y relativos- mientras la gran mayoría de la población se empobrece", sostiene Salvador.
MODELO SUIZO
Según explica, la proporción 1:12 nació en Suiza para "limitar constitucionalmente que una persona pueda ganar en un mes más de lo que un trabajador de la misma empresa gana en un año", y que empresas como el banco ético Triodos ya han establecido este tipo de limitación salarial entre sus plantilla.
En esta proporción de sueldos, la propuesta de ERC pide incluir el salario fijo y los posibles bonos, incentivos, complementos y cualquier forma de retribución directa o indirecta, tanto a nivel mensual como anual. También que se imponga en todas aquellas "instituciones, organizaciones, empresas, fundaciones u otras formas organizativas en las que exista participación pública directa o indirecta, bien sea en su capital, en sus órganos de administración o mediante la aportación de recursos", especifica el documento.
LA ANTIGUA CDC RECLAMA 'DESCENTRALIZAR' EL SALARIO MÍNIMO
Por otra parte, en la misma comisión se votará una iniciativa del Partit Demòcrata Europeu Català (PDECat), la antigua Convergència, que aboga por fijar un calendario para incrementar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta alcanzar en cuatro años los 12.000 euros anuales, y desde ahí situarlo, según recoge la Carta Social Europea, en el entorno del 60% del salario mínimo.
La formación soberanista también aboga por descentralizar la competencia de este sueldo mínimo, pues llaman a que las administraciones autonómicas y locales puedan "ajustar" el importe del SMI "al coste de la vida real en cada territorio", y adaptarlos así "sus respectivas realidades económicas".