Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso insta al Gobierno a alcanzar en 2020 un sueldo mínimo de 12.000 euros al año

El Congreso ha aprobado en su Comisión de Empleo y Seguridad Social una moción para instar al Gobierno a impulsar junto a los agentes sociales una subida progresiva de los salarios para alcanzar en 2020 un sueldo mínimo de 12.000 euros al año.
La moción ha contado con el apoyo de PSOE, Unidos Podemos, ERC, PNV y el PDCat, autor de la iniciativa que finalmente ha sido transaccionada en una enmienda firmada por los grupos que respaldaron la propuesta. El PP se ha opuesto a la moción, mientras que Ciudadanos ha decidido abstenerse.
El texto finalmente aprobado recoge la "preocupación por el grave aumento de las desigualdades a causa, entre otras, de la disminución de las rentas salariales en el PIB", por lo que insta a adoptar el plan de subida salarial mencionado.
Este deberá desarrollarse en acuerdo con las organizaciones sindicales y empresariales, en diálogo con las administraciones autonómicas, y plasmarse en un calendario que feche este incremento "continuado" del Salario Mínimo Interprofesional.
El objetivo es alcanzar en los próximos cuatro años los 12.000 euros anuales y, posteriormente, "situarlo permanentemente en el entorno del 60% del salario medio neto, de acuerdo con lo establecido en la Carta Social Europea".
DISCREPANCIAS POR EL INTENTO DESCENTRALIZADOR DE PDCAT
El origen de esta iniciativa reside en una proposición no de ley registrada por PDCat, que había reclamado competencias para las comunidades autónomas con el fin de que estas administraciones pudieran aprobar subidas para sus territorios.
Ello ha originado cierta discrepancia entre los grupos, pues la diputada de Unidos Podemos Isabel Franco Carmona ha advertido de los riesgos de 'dumping' social al posibilitar estas posibles desigualdades, reflexiones compartidas por Saúl Ramírez, de Ciudadanos.
Todos los grupos nacionalistas han criticado esta postura. En el caso de ERC, Jordi Salvador, han argumentado que estas diferencias pudieran darse para mejorar las condiciones de los trabajadores, y no para competir a la baja, mientras que Íñigo Barandiaran ha tildado de "jacobinas" estas críticas a la descentralización, y ha advertido que el coste de vida, y las condiciones materiales, no son las mismas en todas las regiones.