Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Confemetal pide un régimen sancionador para combatir la morosidad "intencionada"

Confemetal, la patronal del metal, considera que se necesitan más medidas contra la morosidad pública y privada, sobre todo porque el mantenimiento del nivel de morosidad a pesar de la recuperación económica demuestra que el retraso en los pagos a las empresas no se debe sólo a factores coyunturales.
Además de medidas fiscales, Confemetal apuesta en su último boletín de coyuntura por instaurar un régimen proporcional de infracciones y sanciones como instrumento disuasorio para combatir, a corto plazo, el retraso "intencionado" en los pagos, especialmente cuando existe un abuso de posición dominante en el mercado.
"En España venimos de una cultura comercial permisiva y condescendiente con la picaresca, en la que el retraso deliberado de los pagos a los proveedores, lejos de avergonzar a quien lo practica, llega a valorarse, incluso, como un índice de buena gestión empresarial", lamenta la patronal del metal.
La organización empresarial apuesta además por una reforma del sistema judicial para obligar a los deudores a pagar sus deudas mediante procedimientos rápidos.
En todo caso, Confemetal señala que todas las medidas fiscales y normativas contra la morosidad "no bastarán" si las Administraciones Públicas y las empresas no mejoran su comportamiento de pagos ni su actitud ante el impago propio.
En este sentido, la patronal del metal entiende que la responsabilidad social de las empresas debería empezar por el compromiso básico de pagar puntualmente a sus proveedores en las condiciones pactadas, en lugar de buscar "zonas de sombra" en la normativa para beneficiarse de impagos que son "más intencionados que provocados por una falta real de liquidez".