Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lagarde reconoce que la salida de Grecia del euro "es una posibilidad"

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha reconocido que la salida de Grecia de la zona euro "es una posibilidad", aunque apuntó que probablemente, de producirse, no supondría el fin de la divisa común europea.

"La salida de Grecia es una posibilidad", admitió la directora gerente del FMI en una entrevista con el diario alemán 'Frankfurter Allgemeine Zeitung' ('FAZ') antes de la reunión de los ministros de Finanzas del G-7 en Dresde (Alemania).
Largarde incidió en que este desenlace de la crisis de deuda griega no sería "ningún paseo" para los miembros de la unión monetaria europea, pero consideró que "probablemente" tampoco supondría "el fin del euro".
Asimismo, discrepó con las autoridades griegas sobre la cercanía de un acuerdo entre el país heleno y sus acreedores, ya que consideró "muy poco probable" que se "alcance una solución global en los próximos días".
Sin embargo, la exministra francesa sí reconoció que después de diez días de señales positivas por parte de Grecia, las negociaciones se volvieron más serias las semana pasada.
Por otro lado, rechazó que el FMI desembolse nuevos préstamos a Grecia sin llegar a un acuerdo claro sobre las reformas a adoptar, pese a la amenaza de bancarrota del Estado griego, ya que la institución tiene sus reglas y sus principios.
Lagarde afirmó también que no cree que el FMI sea responsable del destino de Grecia en la unión monetaria y apuntó que si los europeos quieren evitar la bancarrota del Estado griego que se avecina en las próximas semanas tendrían que tomar precauciones. En su opinión, si se cumplen las condiciones, los países del euro y el BCE podrían "dar un poco de espacio para respirar" a los griegos.