Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Caruana sobre la quiebra de las cajas: "El Banco de España hizo lo que podía con la normativa existente"

Considera que "la regulación no estaba preparada para la crisis"
El exgobernador del Banco de España y director gerente del Banco de Pagos Internacional (BIS, por sus siglas en inglés), Jaime Caruana, ha afirmado que el Banco de España "hizo lo que podía hacer con la normativa existente" en la quiebra de las cajas de ahorros.
"No teníamos los instrumentos, eso es un hecho. La contabilidad tiene un límite y la estiramos al máximo. El Banco de España hizo con sus instrumentos lo máximo que pudo hacer", ha defendido quien fuera gobernador de la institución entre los años 2000 y 2006 durante su intervención en la comisión del Congreso que investiga la crisis financiera, la quiebra de las cajas y el rescate bancario.
Según ha dicho, la institución "ayudó a reducir el impacto de la crisis" financiera, pero es "obvio" que "no ayudó a evitar la crisis" y que esta tuvo "costes elevados", aunque ha apuntado que "el Banco de España estuvo por delante de muchas otras instituciones en el sentido, incluso, de ver parte de los problemas".
"El marco institucional que existía en los países avanzados no estaba preparado para esta crisis. La regulación no estaba preparada para esta crisis. El Banco de España, como otros, no estaba preparado para la crisis", ha aseverado.
En su opinión, las "advertencias" vertidas por la institución ahora gobernada por Luis María Linde fueron "bastante importantes" y el Banco de España realizó una labor "súper intensa", aunque se encontraba "limitado a cumplir la ley". Caruana ha defendido que el Banco de España emitió requerimientos dirigidos a las entidades bancarias con un lenguaje "bastante claro".
"El régimen sancionador es muy claro en lo que el Banco de España puede hacer. En ese momento no existían medidas macroprudenciales para hacer lo que probablemente todos querríamos hacer", ha reconocido el exgobernador, en cuya opinión la institución intentó "estirar las normas en la capacidad que tenía" hasta hacerlas "lo más macroprudenciales posible" a través de la introducción de las provisiones anticíclicas.
Para Caruana, la supervisión del Banco de España durante su mandato fue "muy activa" y el exgobernador se ha mostrado "convencido" de que "muchas entidades no tuvieron problemas gracias a que se les había pedido anteriormente tener más capital y más provisiones".
"La situación de las entidades en ese momento era de solvencia y de cumplir los requisitos legales, y si cumplen los requisitos legales es muy difícil que la actuación del Banco de España sea eficaz en ese sentido", ha defendido.
NO RECIBIÓ PRESIONES DEL GOBIERNO
Por otra parte, ha explicado que no recibió "ninguna presión" por parte de ninguno de los dos gobiernos que coincidieron durante su mandato, de distinto signo político, para pedir más actuación por parte de la institución y ha apuntado que ambos fueron "respetuosos con la labor del Banco de España", que "no supo prever la magnitud de lo que venía unos años después".
No obstante, ha reconocido que la institución sí recibió presiones por parte de otros países europeos por la introducción de las provisiones contracíclicas. "La presión de fuera de que eran una provisiones que no cumplían de alguna manera las normas y lo que se estaba haciendo a nivel internacional fue bastante dura. Por eso, en 2004 se tuvo que modificar para mantenerla a pesar de las presiones", ha explicado.
El ahora director general del BIS ha defendido que en aquel momento ninguna norma prohibía los créditos hipotecarios superiores al 80% del valor del inmueble, por lo que "el Banco de España no tenía la capacidad de, por circular, cambiar algunas de esas normas".
Caruana ha reconocido que la institución que gobernó entre 2000 y 2006 mantuvo que "el escenario central era que todavía se podía reconducir" la situación, algo que "no sucedió", ya que se produjeron "dos crisis absolutamente descomunales".
El exgobernador ha reconocido que la institución evitó en el momento la palabra 'burbuja', pero sí habló de 'sobrevaloración' en el mercado de la vivienda y ha indicado que "la opinión del Banco de España en ese momento era que restringir el suelo podría haber sido peor". "Evitar la oferta cuando existe un incremento rápido de la demanda en principio no parece la mejor de las opciones", ha explicado.
En cuanto a las participaciones preferentes, Caruana ha apuntado que "existía una preocupación" que "se trató por la vía de la educación, de la información transparente, no por la vía de la prohibición", ya que "las preferentes eran valores admitidos por la normativa".
A pesar de considerarse "muy crítico" con las cajas de ahorros, ha manifestado que "cuando se hace un análisis más histórico y de más largo plazo" se ve que "las cajas han cumplido una función muy importante en el sistema financiero español, a pesar de tener un problema que ha saltado en una crisis de magnitudes históricas".