Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CaixaBank pide una reforma hipotecaria "no populista" que evite dejar fuera a las clases bajas

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha considerado que una reforma hipotecaria es necesaria y conveniente, pero debe hacerse de manera "responsable, no populista" para garantizar la seguridad jurídica y evitar que la población con menos recursos quede fuera del mercado por no poder asumir los costes de una hipoteca.
En la rueda de prensa de resultados del primer trimestre, ha afirmado: "Necesitamos seguridad jurídica para dar un préstamo a 30 años y a más personas, de ingresos medios y bajos, que también tienen derecho a adquirir una vivienda. Si no tenemos un instrumento que dé seguridad jurídica no podremos hacerlo".
Ha argumentado que la reacción lógica de las entidades financieras ante la incertidumbre es dar menos hipotecas y más caras, aunque ha confiado en "un marco adecuado, razonable, entre prestadores y prestatarios" con esta reforma, que exige la UE para que España adopte la directiva europea sobre créditos hipotecarios para proteger a los consumidores.
"Lo visto hasta ahora me da la confianza de que llegaremos a un punto de equilibrio razonable porque es importante para la economía española", ha remachado.
Respecto al procedimiento extrajudicial creado por el Gobierno español para reducir la judicialización de las reclamaciones por cláusulas suelo, ha indicado que todavía es pronto para hacer un balance porque se está a mitad del proceso, pero ha considerado que CaixaBank está avanzando correctamente y "hace semanas" que ha empezado a devolver dinero a los clientes que les corresponde y está explicando los motivos de la negativa a quienes considera que no cumplen el criterio de falta de transparencia en la contratación de la hipoteca.
"El procedimiento está funcionando y está cumpliendo su objetivo. No vamos a llegar a acuerdo con el 100% de los clientes, pero creo que en la gran mayoría de los casos los clientes van a recibir el dinero o entender por qué no les corresponde", ha sostenido, recordando que analizan caso a caso.
Ha considerado que la provisión realizada en las cuentas de 2016 por el impacto de las devoluciones de cláusulas suelo es "adecuada" y no prevén ningún cambio al respecto, con la salvedad de que están a mitad de proceso.