Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CaixaBank cree que BPI ganará estabilidad tras la eliminación de las restricciones de voto

Afirma que la OPA muestra su "fuerte compromiso" con Portugal y ayudará al banco luso
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha celebrado la decisión de los accionistas de BPI de eliminar las restricciones a los derechos de voto porque "dará estabilidad a la entidad, al permitir aplicar el principio de una acción, un voto, en línea con las mejores prácticas de gobierno corporativo".
Ha añadido que ello permite a CaixaBank continuar con su oferta pública de adquisición de acciones (OPA), que "supone un fuerte compromiso de inversión con Portugal", donde CaixaBank está presente desde hace mas de 20 años, según han informado a Europa Press fuentes del banco catalán.
Gortázar ha insistido en su convencimiento de que la OPA sobre el 100% de BPI --CaixaBank es actualmente el primer accionista con un 45% del capital-- "es lo mejor para el futuro de la entidad y de todos sus accionistas".
"Estamos dispuestos a asumir el control de BPI para ayudar a la entidad a que afronte con garantías los futuros retos del sector financiero portugués y las exigencias regulatorias", ha aseverado.
CaixaBank entró en BPI en 1995 y fue elevando su participación con los años, si bien los derechos de voto estaban limitados al 20%; en abril de este 2016, lanzó una OPA voluntaria a un precio de 1,113 euros por acción, condicionada a la eliminación de esta restricción en el voto.
Al presentar la oferta, la entidad catalana indicó que tenía la intención de que BPI continúe siendo una compañía cotizada, así como mejorar sus cuentas gracias a las sinergias con CaixaBank.