Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

COAG pide suspender las negociaciones del TTIP y que la agricultura "no sea moneda de cambio" en Brexit

El secretario general de COAG, Miguel Blanco, ha afirmado este jueves que las negociaciones sobre el Acuerdo Trasatlántico de Comercio e Inversión entre la UE y Estados Unidos (TTIP) "se tienen que suspender inmediatamente" ya que ponen en "peligro" el modelo "social y profesional de la agricultura" especialmente tras la investidura del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
En rueda de prensa, Blanco ha afirmado que el modelo alimentario europeo está "en riesgo" con estas negociaciones; un riesgo que a su juicio se habría incrementado con el triunfo de Trump, ya que sus "posicionamientos populistas" le llevan a "aplicar la ley del embudo" para poner Estados Unidos por delante del resto de países, lo que llevaría a "empeorar mucho más las condiciones de tratado con la Unión Europea".
El representante de la patronal agraria también ha reclamado al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente así como a los grupos políticos que la agricultura no se utilice "como moneda de cambio" en las negociaciones con el Brexit dado el impacto que puede suponer para el sector, especialmente en el ámbito de las frutas y hortalizas.
Blanco ha recordado que Reino Unido ocupa el tercer puesto en las exportaciones de frutas y hortalizas después de Alemania y Francia, al tiempo que España es el segundo proveedor agroalimentario, por lo que "nos jugamos mucho".
"Si las negociaciones no se hacen pensando en los intereses comunes y mutuos, no cabe la menor duda de que el primer sector afectado va a ser agroalimentario, el de frutas y hortalizas", ha añadido el secretario general de COAG, quien prevé una "saturación delmercado en base a acuerdos bilaterales con países terceros" que "seguramente afectará en los presupuestos de la Unión Europea" así como a la PAC y a los fondos operativos para distintos sectores.