Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMV exigirá a los asesores de servicios de inversión una formación concreta y seis meses de experiencia

Si no cumple los requisitos, el empleado no podrá prestar servicios de inversión sin supervisión de otro trabajador
La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha sometido a consulta pública una guía técnica para la evaluación de los conocimientos del personal que informa y asesora sobre servicios de inversión, que entrará en vigor en 2018 y en la que se recoge la obligación de que estos empleados tengan formación y cuenten con seis meses de experiencia a jornada completa en este campo.
En el marco de la entrada en vigor de la nueva normativa Mifid II, esta guía, dirigida a todo el personal que preste un servicio de información o asesoramiento en cualquier entidad, obligaría a las entidades a responsabilizarse de la formación teórica y práctica de sus empleados para que estos puedan ejercer sus tareas correctamente.
En el caso de que el empleado no cuente con el requisito de formación, no podrá prestar servicios de información o asesoramiento sobre inversiones, salvo bajo supervisión directa de un empleado que sí los tenga. Esta excepción solamente podrá darse durante un periodo inferior a cuatro años, que comenzará a contar desde la entrada en vigor de Mifid II, según fuentes de la CNMV.
Si el empleado cuenta con la formación, pero no con la experiencia, no estará autorizado para prestar servicios de inversión, salvo que lo haga bajo la supervisión directa de un empleado que sí cumpla con los requisitos.
La CNMV establecerá un mínimo de 80 horas de formación para el personal que ofrezca información y de 150 horas para el encargado de asesorar, aunque la entidad podrá establecer un número de horas inferior dependiendo de la naturaleza y la complejidad del servicio y bajo la responsabilidad del órgano de administración que corresponda.
Por otra parte, el borrador de esta guía contempla una formación continua para este tipo de empleados, que deberá ser de 20 horas para el personal de información y de 30 horas para el de asesoramiento.
La formación de los empleados deberá ser acreditada por las entidades bien mediante una cualificación interna de la empresa que cumpla los requisitos de la guía, bien a través de un título o certificación recogido en una lista elaborada por la CNMV o bien mediante otro título externo que implique una formación equivalente a la que requiere el supervisor.
En el caso de contar el empleado ya con formación interna, esta podría tenerse en cuenta si cumple con los requisitos que establece el supervisor. Al abrir varias opciones de certificación, el supervisor busca "flexibilidad en las vías, pero calidad en los conocimientos", han señalado las mismas fuentes.
LA CNMV SUPERVISARÁ LOS REQUISITOS DE FORMACIÓN
Según han explicado las mismas fuentes, el supervisor no realizará un seguimiento expreso de la verificación de los requisitos de formación por parte de las entidades, aunque sí realizará una supervisión integrada en sus tareas habituales. Así, el supervisor podrá realizar pruebas de formación del personal, bien 'in situ' o bien a distancia, si existieran indicios de que alguna entidad no cumple con los requisitos de formación.
El borrador de la guía se ha sometido a consulta pública este lunes y permanecerá abierta hasta el próximo 10 de mayo. Según han informado fuentes del supervisor, el borrador pasará por el comité consultivo de la CNMV antes de que termine este plazo y volverá al mismo después, tras tener en cuenta los comentarios y las alegaciones derivados de la consulta pública. Más tarde, la guía será aprobada por el consejo del supervisor y entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2018.
Por el momento, no está prevista la fecha de publicación de la guía, aunque el supervisor intentará que no se alargue "mucho", han indicado las mismas fuentes.