Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMV intervino en Liberbank por la ausencia de informaciones negativas, frente a la situación de Popular

Considera que una intervención similar en Popular no hubiera sido adecuada
El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, ha señalado era "muy adecuado" atajar las posiciones cortas en Liberbank "debido a la ausencia de informaciones negativas sobre la entidad", mientras que la misma actuación "no hubiera sido adecuada" en el caso de Banco Popular porque su situación "estaba muy relacionada con la percepción que el mercado tenía sobre la entidad".
Según ha explicado en declaraciones a los medios, Liberbank está expuesto a variaciones bruscas derivadas de "movimientos de menor consistencia en el mercado". Así, en este caso, "lo más probable era que los descensos en la cotización guardaran relación con la actuación resolutoria de Banco Popular", ha señalado.
Sin embargo, ha apuntado que la actividad de los cortistas en el caso de Popular estaba "muy relacionada con la situación y la percepción que el mercado tenía sobre la entidad", por lo que considera que intervenir las posiciones cortas "no habría sido adecuado".
El presidente de la CNMV ha recalcado que ambas situaciones son "muy diferentes" y ha recordado que las posiciones cortas son un fenómeno legal que aporta liquidez al mercado y contribuye a la eficiencia en el proceso de formación de precios. "Quienes venden en corto señalan o anticipan problemas y contribuyen a que los precios se sitúen en los niveles adecuados", ha destacado Albella.
Respecto a la posibilidad de que la compra de Banco Popular por parte de Santander pueda contagiar a otros bancos o empresas, el presidente de la CNMV entiende que "el mercado ha digerido ya el impacto de la noticia", por lo que espera que no se dé el caso. "Confío en que las demás entidades financieras funcionen con normalidad y no haya un episodio adicional", ha declarado.
Aunque Liberbank cerró la sesión de ayer con un avance del 41,18% después de que el regulador prohibiese durante un mes adoptar posiciones cortas sobre los títulos del banco, sus acciones retrocedían más de un 6% en los primeros compases de la sesión bursátil de este martes.