Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMC aconseja no añadir "restricciones injusificadas" al acceso y ejercicio de la profesión de ingeniero

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha informado el proyecto de Real Decreto por el que se aprueban los estatutos de los Colegios Oficiales de Graduados de la rama industrial de la ingeniería y ha recomendado que no se añadan "restricciones injustificadas" al acceso y ejercicio de la profesión.
En opinión del organismo presidido por José María Marín Quemada, la regulación de los servicios y colegios profesionales en España requiere "con urgencia" una "profunda reforma normativa" favorable a la libertad de empresa y elección, es decir, a la competencia.
En el sector de los servicios profesionales existen "muchas restricciones regulatorias" con "escasa o nula jutificación" que tienen efectos "nocivos" para los operadores económicos y los consumidores, según la CNMC.
La reforma comprendería, entre otros aspectos, replantear la naturaleza jurídica pública de los Colegios Profesionales, revisar las reservas de actividad a partir del concepto de técnico competente y el catálogo de profesiones tituladas, su regulación y fundamentación, así como examinar la normativa reglamentaria de las titulaciones universitarias y, en particular, los requisitos de los planes de estudio que habiliten al ejercicio de profesiones reguladas.
El 'superregulador' considera que, mientras esa reforma estructural no se produzca, es "imprescindible" que no se añadan nuevas "restricciones injustificadas", tanto para el acceso como para el ejercicio de la actividad profesional.
La CNMC ha destacado el "alto nivel" de restricciones que existen en el acceso y ejercicio de la profesión de ingeniero en España en relación con otros países de su entorno y ha explicado que la profesión de ingeniero industrial solamente tiene la consideración de profesión regulada con reserva de actividad en cuatro de los veintiocho Estados miembros (España, Grecia, Italia y Portugal) y perjudica a los profesionales españoles tanto dentro como fuera del país.
RECOMENDACIONES AL GOBIERNO
Con el objetivo de mejorar la promoción de la competencia y la regulación económica eficiente en los estatutos de este colectivo, la CNMC recomienda al Gobierno revisar el proyecto para evitar establecer una reserva de actividad que restrinja el accso de la profesión de ingeniero técnico industrial a determinados titulados en lugar de a los técnicos competentes.
Además, aconseja replantear el carácter del ingeniero técnico industrial como profesión regulada y, en concreto, suprimir las referencias a titulaciones concretas y permitir el acceso al colegio a todo profesional con las competencias exigidas, independientemente de la titulación, entre otros aspectos.
Por último, recomienda a los colegios que, en las memorias que acompañan a la norma, identifiquen las potenciales reservas de actividad que afectan negativamente a la capacidad de competir de su colectivo.