Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMC defiende que que las compañías VTC no se deben prohibir y aboga por adaptar la regulación

El presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), José María Marín Quemada, considera que las nuevas plataformas de vehículos con conductor (VTC) no deben prohibirse, sino que el sector del taxi debe adaptarse y la regulación modificarse para que cumplan con sus obligaciones.
Así lo ha señalado durante su conferencia en el seminario 'La cuarta revolución. ¿Cómo afecta la agenda digital a la economía y a la industria?' organizado en la Universidad Menéndez Pelayo (UIMP) por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), en la que ha destacado que la institución que preside está "poniendo las luces largas" y desarrollando planes estratégicos para cumplir con las demandas sociales adaptadas a la digitalización de la economía.
Según ha reconocido, algunos sectores "creen que hay responder con prohibiciones". "Nosotros no, nosotros creemos que hay que respodner con modificaciones normativas que permitan a las empresas cumplir con sus impuestos y obligaciones con naturalidad", ha explicado.
En este sentido, se ha referido al sector del taxi y las plataformas VTC, destacando que estas útimas "están señalando el camino a seguir". "Si hoy se pide un vehículo mediante un teléfono, nada impide que los sectores tradicionales se puedan adaptar a esa exigencia", ha indicado Marín Quemada.
"Vamos a ser la última generación que levante a mano para parar un coche por la calle, porque ya muchos de nosotros utilizamos otro medio y lo que nos está dando esa digitalización son señales de oportunidades de negocio", ha destacado. "No hay nada que hagan estas compañías nuevas que no puedan hacer las antiguas, están señalado el camino a seguir".
En este contexto, ha insistido en que no se puede "prohibir la realidad", sino adaptar las normas para que nadie se beneficie de un tratamiento fiscal y de las obligaciones naturales de "cualquier empresa seria". "Así les irá mejor a los mercados, a los ciudadanos, a las empresas y al Gobierno", ha asegurado.