Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMC propone ampliar el abono social de Telefónica a más colectivos y a productos empaquetados

Actualmente solo se benefician de él jubilados y pensionistas que contraten teléfono fijo de manera individual con la operadora
La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha propuesto al Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital (Minetad) varias mejoras para aumentar la efectividad del abono social que presta Telefónica, como ampliarlo a más colectivos desfavorecidos, ya que actualmente solo pueden acceder a ellos jubilados y pensionistas, y a más productos ofertados por la operadora, incluidos los servicios empaquetados.
La CNMC ha publicado este martes un informe en el que recomienda la introducción de mejoras en el abonos social, un componente del servicio universal de telecomunicaciones que consiste en una bonificación en la factura del teléfono fijo para jubilados y pensionistas con rentas anuales inferiores a 8.946,14 euros.
En el concreto, esta bonificación, recogida en el Reglamento del Servicio Universal, supone un descuento del 70% en el importe de la cuota de alta de línea de teléfono fijo, así como un descuento del 95% en la cuota de abono mensual. Actualmente, el descuento en la cuota de abono mensual, fijada en 17,40 euros al mes (IVA incluido), asciende a 16,53 euros/mes.
En la actualidad, sólo los jubilados y pensionistas pueden solicitar el abono social si tienen contratado el servicio telefónico fijo con Telefónica de manera individual. Es decir, si un cliente contrata el teléfono fijo empaquetado con otro servicio (ADSL, móvil, TV...) o incluso con una tarifa plana de voz fija no tiene derecho a dichos descuentos.
Dado que la mayoría de usuarios contratan el servicio telefónico empaquetado con el servicio de banda ancha o con una tarifa plana de voz, esta incompatibilidad tiene como consecuencia que la mayoría de los clientes de Telefónica no pueden optar al abono social. "En la actualidad, el número de líneas telefónicas contratadas de manera individual -no empaquetada- es muy reducido", incide el regulador.
Por ello, en su informe al Minetad, la CNMC defiende que el abono social debería poder solicitarse para cualquier producto de Telefónica que incluya la cuota de abono, empaquetada o no. Además, propone que, junto a jubilados y pensionistas, otros colectivos con dificultades económicas (por ejemplo, parados de larga duración) puedan beneficiarse de estos descuentos.
Asimismo, la CNMC considera que los canales de que disponen los usuarios para solicitar el abono social (correo electrónico, fax o carta) podrían ser insuficientes para garantizar el acceso a este descuento a todos sus potenciales destinatarios. Para que resulte más efectivo, la CNMC recomienda que el abono social también pueda solicitarse en las tiendas de Telefónica o a través del teléfono gratuito 1004.