Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CEOE revisa al alza, hasta el 3,2%, la previsión de crecimiento del PIB para 2016 y mantiene la de 2017

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) ha revisado al alza el crecimiento del PIB para 2016, hasta el 3,2%, por la favorable evolución de los indicadores de los últimos meses, sobre todo, del consumo privado y del empleo, según destaca en su informe trimestral de la economía española.
La patronal destaca que las perspectivas para la economía española en 2016 siguen siendo "muy positivas", ya que crece a un ritmo "elevado" y por encima de la media europea. Para 2017, CEOE mantiene la previsión del 2,3% y prevé una "gradual desaceleración" a lo largo del próximo año.
"España continuará creciendo más que la media de la eurozona, aunque, principalmente en 2017, se reducirá su diferencial positivo con respecto a dicha área", subraya el informe, que añade que, no obstante, hay que tener en cuenta que el contexto económico está rodeado de una "elevada incertidumbre" y que existen "muchos riesgos" que pueden condicionar este escenario de previsión, "fundamentalmente a la baja".
De cara a 2017, CEOE espera "una suave pero progresiva desaceleración" de la demanda interna y una aportación similar del sector exterior, con lo que el crecimiento será inferior al de 2016. En cualquier caso, resalta que la demanda interna seguirá siendo el "motor" del crecimiento, aunque todo sus componentes se moderarán el próximo año, mientras que la inversión en equipo, pese a que también se ralentizará, será el componente "más dinámico".
La inversión en construcción, por su parte, seguirá la tendencia iniciada en 2016, con lo que su tasa de crecimiento se reducirá hasta el entorno del 1,3%.
En cuanto a los componentes de la demanda, CEOE indica que el consumo privado bajará su ritmo de crecimiento hasta el 2,4% en 2017, debido al agotamiento de los factores de impulso que han favorecido su dinamismo en 2016, como el aumento de la capacidad de compra por la baja inflación o la rebaja de impuestos, a lo que también se añadirá la desaceleración de la creación de empleo.
De su lado, el sector exterior mantendrá el próximo año una aportación ligeramente positiva, si bien se irá reduciendo a lo largo del año. Así, las importaciones moderarán su ritmo de avance en línea con la desaceleración de la demanda interna y las exportaciones también perderán vigor gradualmente.
MÁS RIESGOS A LA BAJA.
La patronal advierte de que los riesgos sobre este escenario son a la baja. En el plano internacional, destaca la mayor incertidumbre asociada al proceso del 'Brexit', que podría tener un impacto negativo sobre la balanza por cuenta corriente de España, así como las consecuencias de la situación política en Italia tras la dimisión del primer ministro, Mateo Renzi, que podría desestabilizar el área del euro por su peso en la moneda única.
La nueva Presidencia norteamericana, cuya política tendente al proteccionismo, y sus efectos económicos difíciles de prever, así como las elecciones generales en Francia y Alemania también son otros de los factores que añaden incertidumbre a estas previsiones de acuerdo con el análisis de la CEOE.
Asimismo, la organización liderada por Juan Rosell advierte de otros riesgos de carácter más económicos, como el repunte "acusado" del precio del petróleo que afectará a la renta disponible de las familias y a los costes de las empresas, una política presupuestaria que se aleje de los objetivos de estabilidad o un "freno notable o una reversión" del proceso de reformas estructurales.
Sin embargo, CEOE también indica en su informe que existen riesgos al alza que se puede materializar y que llevarían al PIB a crecer 2,5% en 2017. Entre dichos factores, destaca que se produzca un mayor impacto del previsto de las medidas adoptadas por el BCE, que el Gobierno aplique una política económica que fortalezca la competitividad y que se mantenga el proceso de moderación salarial, que tan beneficioso ha sido para el empleo.