Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CC.OO. rechaza que la reunión sobre el referéndum sirva para organizar "un nuevo 9N"

El secretario general de CC.OO. de Cataluña, Joan Carles Gallego, ha reiterado que el sindicato participará en la reunión sobre el referéndum de este viernes convocada por el Govern con la voluntad de avanzar hacia una negociación con el Estado, y ha rechazado que sirva para celebrar "un nuevo 9N".
"Nosotros no estaríamos ahora por organizar un nuevo 9N, porque ya está hecho, no aporta ningún 'plus'", ha argumentado Gallego este jueves en rueda de prensa, en la que ha considerado que se debería conseguir convocar un referéndum con garantías jurídicas y efectos legales para que los catalanes puedan decidir.
"Mañana, lo que tiene que salir claro y limpio es la voluntad de negociar con el Estado el conflicto político. Lo que no puede ser es decir que haremos el referéndum aunque sea sin negociar", ha añadido.
"Lamentablemente, la forma como se ha hecho la convocatoria da la sensación que está muy instrumentalizada por los intereses políticos de sólo unos, y hay que romper esta imagen", ha añadido Gallego, que ha reiterado la voluntad de CC.OO. de acompañar al Govern en la negociación política del conflicto.
BALANCE DEL AÑO
Gallego ha asegurado que el año 2016 en Cataluña ha estado marcado por una "cierta parálisis de la acción de Govern" en relación a los problemas sociales, y ha lamentado que la propuesta de presupuestos para 2017 no responde al plan de emergencia social.
"Políticamente, en Cataluña básicamente ha habido inacción. No ha habido ninguna acción política que dé respuesta a los problemas de la gente", ha sostenido.
En cuanto al conjunto del Estado, Gallego ha confiado en que la modificación en el escenario político con una mayor fragmentación en el Congreso ayude a permitir cambios en las políticas sociales y laborales, así como a situar una exigencia de negociación que ayude a abordar el conflicto entre Cataluña y España.