Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CC.OO. y Uatae se unen para pedir una reforma del régimen de autónomos

Ven necesario vincular las cotizaciones a los ingresos reales
El secretario general de CC.OO., Unai Sordo, y la de Uatae, María José Landaburu, se han unido para pedir una reforma del Régimen Especial del Trabajo Autónomo (RETA) en esta legislatura.
Ambas organizaciones han instado a que las fuerzas políticas aborden las cuestiones fundamentales y la falta de derechos de los autónomos. Durante el encuentro que han mantenido Sordo y Landaburu, el nuevo secretario general del sindicato ha destacado que los trabajadores por cuenta propia suponen un amplio sector del total de los trabajadores, a pesar de que todavía no cuentan con derechos como la prestación por desempleo o el derecho a huelga.
Por su parte, Landaburu ha suscitado el apoyo del sindicato y de otros actores políticos y sociales, porque les permite visibilizar y combatir mejor la situación de precariedad que sufre este colectivo. La secretaria general de Uatae también ha señalado que la reciente ley de medidas urgentes "no contempla transformaciones reales para acabar con la precariedad del colectivo", por lo que ha subrayado la necesidad de hacer una reforma integral del RETA.
Landaburu y Sordo han coincidido en la necesidad "primordial" de vincular las cotizaciones a los ingresos reales, puesto que el sistema actual hace que "los que ingresan mucho aporten muy poco y los que ingresan menos acaben asfixiados o cerrando.
Ambos dirigentes han puesto de relieve la necesidad que hay de garantizar una prestación por desempleo, que en la actualidad solo reciben el 1% de los autónomos. Landaburu también ha recordado que el hecho de que no haya 'paro' para autónomos y que las pensiones de jubilación apenas rocen los 500 euros de media, hacen que los trabajadores por cuenta propia sean "ciudadanos de segunda en cuanto a protección social".