Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CCOO y UGT convocan una movilización de los instaladores de telefonía para este viernes

CCOO de Industria y UGT FICA han decidido mantener la movilización de los trabajadores de las empresas que instalan telefónica programada para el viernes 23 de diciembre, al no recibir "una respuesta satisfactoria" de la patronal del sector a su petición de cumplir con el acuerdo alcanzado hace año y medio.
Según informan en un comunicado conjunto, UGT y CCOO han entregado esta mañana a la patronal del sector de instaladores de telefonía un documento de siete puntos con sus peticiones para tratar de desconvocar el calendario de movilizaciones previstas.
Sin embargo, al no recibir el compromiso de que se dejaría de incumplir el acuerdo que sindicatos y patronal acordaron en mayo de 2015 para regular las condiciones laborales del sector, han decidido mantener las concentraciones del 23 de diciembre.
Los sindicatos exigen el cumplimiento de los acuerdos firmados hace año y medio para "acabar con las precarias condiciones laborales que caracterizan al sector". "Hay que acabar con la alta subcontratación, la precariedad laboral, las jornadas interminables y la ausencia de condiciones de seguridad", remarcan.
En este sentido, ponen de manifiesto que tanto las empresas contratistas como sus subcontratas están incumpliendo lo acordado en materia de contratación y de condiciones de trabajo, algunas por la vía del artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores, sin negociar con la representación de las plantillas, algo que consideran "inaceptable".
Asimismo, también denuncian que no se han desarrollado las mesas técnicas de prevención de riesgos laborales ni la de productividad que estaban previstas en estos acuerdos. Ambos sindicatos lamentan que las empresas del sector no quieran abrir marcos de negociación sobre estas materias "mientras los trabajadores mueren en accidentes laborales, tal y como sucedió hace unas semanas".