Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CC.OO. critica al FMI por su "liberalismo desbocado" y su "obsesión" por controlar a los parados

El secretario de Acción Sindical de CC.OO., Ramón Górriz, ha acusado este martes al Fondo Monetario Internacional (FMI) de proclamar "con descaro un liberalismo desbocado" que conduciría a España al "sálvese quien pueda".
"Su obsesión por controlar a las personas en paro, por acabar con la dualidad del mercado de trabajo, devaluando las condiciones de trabajo de las trabajadores con contrato indefinido, y por quebrar el poder contractual de los sindicatos convierte a este organismo en un think tank de los gobiernos conservadores en el mundo", ha denunciado Górriz en un comunicado.
Para el representante sindical, ya es una "vieja cantinela" el que se pida que las prestaciones a parados se vinculen a una verificación de la búsqueda activa de empleo y a su participación en programas de activación.
"Una receta que no sabemos si busca mejorar el sistema de prestaciones, o simplemente dar por buena una política económica que ha fracasado estrepitosamente a la hora de crear empleo, la misma política que el FMI sugiere seguir aplicando", agrega.
En su opinión, sólo ha faltado que el informe del FMI alentara una reforma constitucional para revisar el papel de los sindicatos y someterlo al interés genera de las empresas.
Górriz ha lamentado "el sesgo groseramente parcial" del informe del FMI y ha señalado que la voluntad de CC.OO. es caminar en dirección contraria a las recetas del Fondo, por lo que seguirá demandando la derogación de la reforma laboral de 2012, incentivar el convenio colectivo sectorial y el equilibrio de las partes en la negociación colectiva, y el restablecimiento de las condiciones sobre el despido anteriores a las reformas de 2010 y 2012.