Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Bundesbank y el Banco de Inglaterra piden más regulación para las 'fintech'

Los presidentes del Bundesbank y del Banco de Inglaterra (BoE), Jens Weidmann y Mark Carney, respectivamente, han solicitado este miércoles una mayor supervisión y regulación para el sector 'fintech', al considerar que presenta riesgos para la economía.
En un evento celebrado en el Bundesbank con motivo de la presidencia de turno del G20 de Alemania durante 2017, ambos dirigentes han advertido que el sector 'fintech' puede alterar la "estabilidad financiera" al poseer riesgos "sistémicos".
"A medida que surjan estos riesgos, es de esperar que las autoridades busquen un enfoque más intenso en el perímetro regulador, una configuración más dinámica de los requisitos prudenciales, un compromiso más amplio con los regímenes de resolución y una gestión más disciplinada de los riesgos operativos y cibernéticos", indicó el dirigente canadiense del BoE.
Así, Carney añadió que el "desafío" para los reguladores reside en asegurar que el sector fintech evoluciona en un modo que "maximice las oportunidades y minimice los riesgos para la sociedad". "Al fin y al cabo, la historia de la innovación financiera está plagada de 'booms' tempranos, consecuencias inintencionadas crecientes y caídas eventuales", apostilló Carney.
Por su parte, Weidmann, que forma parte del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), instó a conseguir una "imagen más clara" de las actividades empresariales que desarrollan las fintech, ya que, en su opinión, es algo "esencial" para entender cómo pueden afectar a la estabilidad financiera.
Weidmann, además, ha advertido de los riesgos de la tecnología 'blockchain', que podría permitir que ciertos pagos y liquidaciones "pasen por alto" la supervisión de entidades financieras y bancos centrales.