Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas reforzará su control sobre las cámaras de compensación con sede en Reino Unido

Estudia incluso reclamar que sean trasladadas a la UE si desempeñan un papel "sistémico"
La Comisión Europea presentará en junio una propuesta para incrementar su supervisión sobre las cámaras de compensación y liquidación de operaciones en euros cuya sede se encuentra en Reino Unido e incluso podrá exigir su repatriación a territorio del bloque comunitario una vez sea efectiva la salida de Londres de la Unión Europea.
Así lo ha anunciado este jueves el vicepresidente del Ejecutivo comunitario responsable de la cartera de Servicios Financieros, Valdis Dombrovskis en una rueda de prensa. El letón ha afirmado que algunas cámaras de contrapartida central (CCP por sus siglas en inglés), o cámara de compensación, "juegan un papel esencial" en los mercados financieros europeos.
Dombrovskis ha subrayado que esta realidad es "particularmente relevante" en el caso de Reino Unido, puesto que el país dejará de estar sujeto a la legislación comunitaria una vez que se produzca el 'Brexit'. En este sentido, ha remarcado que el 75% de las operaciones de derivados en euros se liquidan en Reino Unido.
"Es importante iniciar pronto deliberaciones más detalladas para dar a las empresas claridad en la situación regulatoria en la UE. Nuestra intención es proponer más propuestas legislativas sobre CCP en junio basadas en un análisis de impacto", ha adelantado el vicepresidente de la Comisión Europea.
En concreto, Dombrovskis ha apuntado que Bruselas baraja dos opciones para "fortalecer la supervisión" sobre aquellas cámaras de compensación que juegan un "papel sistémico clave" en el bloque comunitario. En primer lugar, la UE podría reclamar mayores poderes de supervisión de las autoridades europeas sobre aquellas entidades de compensación en un tercer país. Pero además, el letón ha asegurado que se podría exigir a las cámaras ser reubicadas en territorio de la Unión.
"Acuerdos específicos basados en criterios objetivos serán necesarios para asegurar que, cuando las CCP desempeñan un papel sistémico clave para los mercados financieros de la UE y tienen un impacto directo en las responsabilidades (...) de las instituciones de la UE y los Estados miembros, estén sujetas a las salvaguardias incluidas en el marco legal europeo. Esto incluye, cuando sea necesario, una supervisión reforzada a nivel comunitario y/o requisitos de localización", estipula un documento aprobado por Bruselas.
El vicepresidente del Ejecutivo comunitario ha comparecido este jueves para anunciar además las nuevas propuestas de Bruselas para modificar la directiva sobre derivados extrabursátiles, las cámaras de contrapartida central y los registros de operaciones (EMIR).
El objetivo de estas modificaciones es mejorar el funcionamiento del mercado europeo de derivados mediante la simplificación de las reglas para reducir los costes y las barreras administrativas "sin comprometer la estabilidad financiera".
Dombrovskis ha destacado que el mercado de derivados es una "parte esencial" de los mercados financieros europeos y que "bajo las condiciones correctas" contribuyen a garantizar la estabilidad financiera. No obstante, ha recordado que "la crisis financiera demostró" que los derivados también puede ser un "canal" de riesgos.