Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas plantea nuevas reglas contra el dumping social en el transporte de mercancías por carretera

La Comisión Europea ha propuesto este miércoles un paquete de medidas destinadas a mejorar la conectividad y las garantías medioambientales en el sector del transporte rodado europeo, pero también para asegurar condiciones justas en los salarios y tiempo de trabajo que tienen los conductores de camiones contratados en la Unión Europea.
El plan 'Europa en movimiento' plantea que, cuando un conductor pase "más de tres días al mes" en un Estado miembro distinto al que le ha contratado y en el que se ofrecen mejores condiciones salariales y laborales, se le apliquen las reglas de salario mínimo de ese segundo país.
Los países de la Unión Europea, con quien Bruselas tendrá que negociar la tramitación de esta propuesta, se mantienen divididos en esta materia, entre los Estados miembros que ofrecen mejores condiciones y aquellos con sueldos más bajos, a los que el resto acusa de competencia desleal o 'dumping social'.
"No se trata de una división entre el este y el oeste, se trata de aplicar las leyes que existen y darles mayor claridad", ha zanjado la comisaria responsable de Empleo, Marianne Thyssen, en la presentación de la batería de medidas, que también prevé acciones para digitalizar y reducir la carga burocrática del sector.
El sector del transporte rodado supone unos cinco millones de empleos en la Unión Europea, según los datos de la Comisión Europea, que advierte de que también es responsable de cerca del 20% de las emisiones de gases contaminantes.
Por ello, Bruselas también ha anunciado que en un plazo de doce meses abordará una revisión de las normas sobre emisiones de los turismos y furgonetas a partir de 2020 que, por primer vez, tratará también la situación de los vehículos pesados.
Otro de los pilares del plan del Ejecutivo comunitario tiene que ver con una mejor conectividad e impulsar una "movilidad ininterrumpida", para facilitar los traslados de ciudadanos y empresas europeas. Un ejemplo será la mejor interoperabilidad de los sistemas de peaje para que los conductores puedan cruzar varios Estados miembros sin preocuparse por las diferencias administrativas.