Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas pide a los países de la eurozona un estímulo fiscal de 50.000 millones

La Comisión Europea ha reclamado este miércoles a los socios de la eurozona que den paso, en la medida de sus posibilidades, a una política fiscal expansiva que se traduzca en un estímulo equivalente al 0,5% del PIB en 2017, más de 50.000 millones de euros, con el objetivo de impulsar la "lenta" recuperación económica.
El Ejecutivo comunitario considera que existe una "ventana de oportunidad" para desarrollar una política fiscal "más positiva". Y con positiva se refiere a una estrategia económica "expansiva" y a una composición del ajuste fiscal que distribuya esfuerzos entre los países y los tipos de gasto e impuestos. Según sus últimas previsiones, el estímulo fiscal del próximo año se limita al 0,2%.
Para ello, recomienda adoptar un "enfoque colectivo" que tenga en cuenta las situaciones específicas de los socios. Así, insta a los países que disponen de "espacio fiscal", como Alemania o Países Bajos, a impulsar la demanda doméstica y la calidad de las inversiones. Al resto, les reclama que se centren en cumplir con sus objetivos de déficit, especialmente a aquellos que, como España, aún deben reducir sus desvíos por debajo del 3%.
"Los Estados miembros con espacio fiscal deben animarse a llevar a cabo políticas económicas más expansivas, especialmente incrementando las inversiones", ha apuntado en rueda de prensa el vicepresidente de la Comisión Europea para el Euro, Valdis Dombrovskis.
En la misma línea, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, ha defendido que "aquellos (países) que tienen espacio fiscal deben gastar e invertir por el beneficio de todos". Además, ha confiado en que los ministros de Economía y Finanzas debatan esta propuesta en la próxima reunión del Eurogrupo, el 5 de diciembre.
La Comisión Europea justifica su posición argumentando que la recuperación de la eurozona sigue siendo "lenta" y que las perspectivas de crecimiento "inciertas" fuera de la UE sugieren que un menor peso de las exportaciones. " La continuidad de la expansión en la zona euro necesita entonces sustentarse en una creciente demanda interna", defiende el texto del Ejecutivo comunitario.
Además, Bruselas denuncia que las normas actuales están diseñadas "esencialmente" para evitar los niveles "excesivos" de déficit y deuda públicos, mientras que sólo permiten "recomendar" y no "obligar" políticas expansivas a los países que no tienen problemas con sus cuentas. "Las reglas pueden prohibir altos déficit pero solo pueden ordenar la reducción de superávit presupuestarios, no imponerla", subraya la Comisión.
De esta forma, critica que se da la "paradoja" de que "aquellos que no tienen espacio fiscal quieren usarlo, pero los que lo tienen no quieren utilizarlo".
Ante esta situación, el Ejecutivo comunitario defiende que una expansión fiscal equivalente al 0,5% del PIB de la eurozona es "deseable en las circunstancias actuales". En la misma línea, remarca que una política fiscal "más activa" y "bien diseñada" puede contribuir a "reducir más rápido el desempleo en el corto plazo" y a "elevar el crecimiento potencial en el medio plazo".