Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas dice que la liquidación de los bancos del Véneto con dinero público cumple con las normas europeas

La Comisión Europea ha defendido este lunes que las medidas adoptadas por el Gobierno italiano para liquidar los bancos Popolare di Vincenza (BPVI) y Veneto Banca con dinero público están "totalmente en línea" con la normativa comunitaria, a pesar de que la regulación adoptada por tras la crisis financiera buscaba evitar la utilización de fondos públicos para rescatar bancos en dificultades.
"Las reglas que se aplicaron en este caso particular están completamente en línea con el marco posterior a la crisis", ha afirmado en una rueda de prensa la portavoz de Servicios Financieros del Ejecutivo comunitario Vanessa Mock.
La portavoz ha recordado que una vez que la Junta Única de Supervisión (JUR) descartó la resolución de ambas entidades a nivel europeo por que no iba en "el interés general", las autoridades italianas debían encargarse de su liquidación siguiendo los procedimientos nacionales de insolvencia.
Italia solicitó entonces permiso al Ejecutivo comunitario para conceder ayudas públicas a Intesa Sanpaolo, que ha comprado por un euro los activos sanos de Veneto Banca y Banca Popolare di Vicenza, para facilitar la liquidación de las mismas. Mock ha asegurado que esta "senda" está "completamente prevista" en las normas europeas y "cumple totalmente" con las reglas.
Además, el portavoz de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, ha enfatizado que el hecho de que en este caso se utilice dinero de los contribuyentes para liquidar los dos bancos del Véneto es una decisión que ha tomado el Gobierno italiano. Esta aportación de dinero público tendrá lugar sin que los titulares de deuda senior asuman pérdidas, como está previsto en la aplicación general de las normas.
En concreto, Intesa Sanpaolo recibirá una inyección de 4.785 millones de euros y el Gobierno ofrecerá garantías adicionales por hasta 12.000 millones para financiar posibles pérdidas de los préstamos dudosas de ambos bancos.
El caso de estas dos entidades italianas contrasta con el procedimientos seguido el de la entidad española Banco Popular, cuya resolución se efectuó a nivel europeo y no mediante los procedimientos nacionales porque la JUR declaró en que su resolución sí iba en el interés general.