Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas dice haber sido "muy clara" sobre cómo debe ser la reforma de la estiba

La Comisión Europea ha evitado hacer comentarios sobre el nuevo Real Decreto Ley para reformar el sector de la estiba que aprobará el Consejo de Ministros este viernes, pero ha recordado que ha sido "muy clara" sobre los elementos necesarios para que sea acorde con la legislación europea y ha enfatizado que corresponde a las autoridades españolas el deber de garantizar que se cumplan.
"Hemos sido muy claros sobre qué constituye una reforma del sistema laboral portuario español que cumple (con la normativa europea). Ahora corresponde a las autoridades españolas encontrar un modo de avanzar respetando esto", ha afirmado en una rueda de prensa la portavoz de Transportes del Ejecutivo comunitario, Anna-Kaisa Itkonen.
"El procedimiento de infracción sigue abierto y como hemos dicho siempre estamos dispuestos a asesorar y a asistir a la autoridades españolas cuando sea necesario", ha añadido la portavoz.
No obstante, la Comisión Europea ha evitado hacer un "comentario específico" sobre "los acontecimientos que tendrán lugar hoy en España" porque "es algo que básicamente está en marcha".
El Consejo de Ministros aprobará en su reunión de este viernes el nuevo Real Decreto Ley que presentará el Ministerio de Fomento para reformar el sector de la estiba, según informaron a Europa Press en fuentes del Departamento.
El objetivo de la reforma es adecuar marco laboral de los estibadores españoles a la legislación europea para cumplir la sentencia de diciembre de 2014 del Tribunal de Justicia de la UE (TUE), que lo declaró contrario al Derecho comunitario.
La Comisión Europea presentó un recurso ante el tribunal con sede en Luxemburgo por los retrasos para cumplir la sentencia en el que pide una multa para España de 27.522 euros diarios desde el día de la primera sentencia (11 de diciembre de 2014). Si España sigue sin reformar la estiba cuando el TUE resuelva el recurso de Bruselas podría añadir una segunda sanción de 134.107 euros diarios desde el segundo pronunciamiento de la justicia europea.