Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas aplaude la creación de un foro global para combatir el exceso de capacidad del sector del acero

La Comisión Europea ha celebrado este viernes la creación del foro global sobre el exceso de capacidad en el sector del acero, acordado a principios de septiembre por los países del G-20, y ha confiado en que sirva para abordar las causas de la sobreproducción, así como para impulsar la creación de empleo.
La creación este viernes del Foro Global responde a la llamada de los países del G-20 en la cumbre de Hangzhou (China) a principios de septiembre. Se trata de la primera plataforma global sobre el sector del acero e incluye a los mayores productores. En concreto, participan todos los países del G-20 y algunos miembros interesados de la OCDE, ha indicado la Comisión Europea en un comunicado.
Bruselas ha destacado que sus objetivos son "ambiciosos" y reconoce que los subsidios y las ayudas públicas contribuyen a la capacidad excesiva. Los Estados intercambiarán en este foro información y políticas, fortaleciendo el papel del mercado e impulsando cambios en la estructura de la industria.
El vicepresidente del Ejecutivo comunitario para el Empleo, el Crecimiento, la Inversión y la Competitividad, Jyrki Katainen, ha subrayado que este foro crea un "espacio global" para ofrecer una respuesta conjunta a un problema a nivel mundial.
"El trabajo del foro mostrará que podemos trabajar con nuestros socios internacionales para definir pasos sólidos y a tiempos para solucionar la sobrecapacidad. Esto protegerá el crecimiento y el empleo en una industria acerera eficiente y sostenible", ha añadido.
Por su parte, la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, ha garantizado que la UE seguirá haciendo uso de todas las herramientas disponibles para asegurar la igualdad de condiciones para los productores europeos mientras los gobiernos de terceros países sigan apoyando a sus industrias nacionales de forma que distorsionen el mercado.