Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas da dos meses a España para que cumpla plenamente con las normas del espacio único ferroviario

La Comisión Europea ha dado este miércoles un plazo de dos meses a España para que traslade plenamente a su legislación nacional la directiva que establece el espacio único ferroviario, por la que se detallan cuestiones técnicas como la fijación de cánones y la adjudicación de la capacidad de las infraestructuras, y que los países de la UE deben aplicar desde junio de 2015.
El ultimátum tiene la forma de un dictamen motivado, en el que se advierte al Gobierno español de que si no responde satisfactoriamente a las medidas exigidas en el plazo de dos meses, el Ejecutivo comunitario podría llevar el caso ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE).
El Ejecutivo comunitario ha aclarado que las autoridades españolas han cumplido con "parte" de la transposición de las reglas europeas en materia de espacio ferroviario, pero advierte de que las medidas notificadas "no parecen completas" por lo que se le da un nuevo plazo al país para concluir el proceso.
El objetivo de la directiva en cuestión es garantizar el acceso asequible y no discriminatorio de todas las empresas del sector a la infraestructura ferroviaria, según ha recordado Bruselas en un comunicado.
Entre las claves de la norma destaca el refuerzo de los organismos reguladores independientes, al introducir el derecho a controlar la estructura y nivel de cánones y las modalidades de acceso a las instalaciones de servicio (como las terminales y las estaciones).
También les abre la puerta a realizar auditorías de las cuentas de los administradores de infraestructuras, de las empresas ferroviarias y de los operadores de instalaciones de servicio.
Además se exige a los Estados miembros que garanticen que los administradores de infraestructuras cooperan sobre determinadas cuestiones relativas a la adjudicación de capacidad y la fijación de cánones que afectan al transporte internacional.