Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas estudia la carta de España, Francia, Italia y Portugal que pide cambios en normas fiscales europeas

La Comisión Europea ha confirmado este viernes que ha recibido y está estudiando la carta remitida por los ministros de Economía de España, Francia, Italia y Portugal en la que reclaman a Bruselas que tenga en cuenta factores como el elevado desempleo o la baja inflación para evaluar la política presupuestaria de los países, así como que modifique los métodos de cálculo de indicadores como el crecimiento potencial.
"Confirmamos que hemos recibido la carta de los ministros de Finanzas de Francia, Italia, Portugal y España. Estamos ahora evaluando los argumentos y responderemos a su debido tiempo", ha expresado en una rueda de prensa la portavoz de Economía del Ejecutivo comunitario, Annika Breidthardt.
Además, la portavoz ha recordado que Bruselas "aplica las normas y los métodos que han sido conjuntamente acordados por los Estados miembros, sobre todo para asegurar que todos los Estados son tratados de la misma manera".
El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis De Guindos, remitió junto con sus homólogos de Italia, Pier Carlo Padoan, Francia, Michel Sapin, y Portugal, Mario Centeno, una misiva al vicepresidente de la Comisión Europea para el Euro, Valdis Dombrovskis, y al comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici.
En la misma, fechada el 3 de mayo, los ministros apuntan que las "consecuencias negativas" de un periodo de "extraordinaria" baja inflación, de leve crecimiento y de elevado desempleo, junto con "significativas incertidumbres políticas a nivel global" y un "proteccionismo creciente" podrían afectar negativamente al crecimiento potencial de algunos países.
En la misma línea, defiende que las autoridades "deberían usar todos los instrumentos económicos a su disposición para garantizar que el crecimiento y el empleo recuperan unos niveles sostenibles" y señalan que algunos de los indicadores en los que se basa la política presupuestaria europea no son observables.
En concreto, denuncian que existen "incertidumbres sustanciales" sobre algunas estimaciones que se usan dentro de la "vigilancia fiscal" del marco comunitario, notablemente las relacionadas con el crecimiento potencial, el 'out-put gap' (la brecha entre el PIB observado y el PIB potencial de una economía) y la velocidad a la que éste último se cierra.
"Parece necesario considerar las condiciones económicas derivadas de un periodo prolongado de baja inflación, bajo crecimiento y alto desempleo y desarrollar importantes cambios en la metodología común para estimar el crecimiento potencial y el 'out-put gap', así como en la predictibilidad y en la simplicidad de las normas fiscales", reclaman los cuatro ministros.