Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ibex se desinfla al cierre y gana un 0,3%, instalado en los 11.400 enteros

El Ibex 35 se ha desinflado al cierre de la sesión de este martes y ha subido un 0,3%, hasta los 11.402,5 enteros, después de registrar ganancias superiores al 1% a lo largo de la jornada y protagonizar ayer su mejor sesión desde septiembre de 2012 gracias al acercamiento de posturas entre Grecia y el Eurogrupo para evitar el impago de la deuda.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo se ha colocado en 124 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 2,07%. Mientras, en el mercado de divisas, el euro se intercambiaba a 1,1192 dólares.
Acerinox, valor que ayer debutó en el Ibex, ha liderado las ganancias con un repunte del 3,27%, seguido de Sacyr (+2,13%) y ACS (+1,55%). IAG, con una revalorización del 1,53%, y Amadeus (+1,15%) han completado los cinco primeros puestos del ranking de subidas.
Indra, por su parte, se ha convertido en el 'farolillo rojo' de la sesión tras ceder un 1,62%, seguida de Popular (-1,16%). OHL (-0,95%), Gas Natural (-0,59%) e Iberdrola (-0,48%) tampoco han conseguido mantener el tipo.
Dentro de los grandes valores no se ha detectado una tendencia homogénea y mientras BBVA, Iberdrola y Repsol (-0,1%) se han teñido de rojo, Inditex (+1,09%), Endesa (+0,71%), Telefónica (+0,5%) y Santander (+0,22%) han cerrado en positivo.
En este contexto, el Ibex ha mantenido el optimismo de las últimas jornadas, al igual que las principales plazas europeas: París ha subido un 1,21%, Francfort un 0,72% y Londres un 0,27%.
Cuatro jornadas al alza
El estratega de mercados de IG Daniel Pingarrón ha recordado que las plazas europeas han subido un 7% en las últimas sesiones desde los mínimos del jueves 18 de junio, día en que cambiaron las expectativas sobre las negociaciones entre Grecia y las instituciones acreedoras. En las últimas cuatro sesiones, la Bolsa de Atenas, principal afectada, ha rebotado cerca de un 20%.
Los analistas del área de gestión de patrimonios de Deutsche Asset & Wealth Management consideran que la situación griega es un factor de volatilidad, "pero no duradero ni con extensión" al resto de países de la eurozona, más aún cuando se vislumbra un acuerdo entre el país heleno y sus acreedores.
Sin embargo, los expertos de Bankinter --que no contemplan a Grecia fuera del euro-- entienden que el acuerdo no se cerrará definitivamente hasta agosto o septiembre, por lo que auguran unos meses de verano volátiles para las principales plazas europeas.
Pingarrón ha explicado que es "poco probable" que en los próximos días se tuerzan las negociaciones entre Grecia y el Eurogrupo, por lo que augura que los precios seguirán descontando algún tipo de acuerdo.
Pronto enfilará hacia máximos anuales
"Podremos escuchar alguna declaración menos amistosa que provoque caídas puntuales y la consecución del acuerdo podría provocar también un movimiento de 'venta con la noticia', pero en general, estamos a punto de eliminar el principal obstáculo para las Bolsas en el corto plazo, por lo que el impulso actual cuenta con más potencial", ha avisado el analista.
Además, vaticina que las Bolsas podrían acercarse a máximos anuales "en cuestión de semanas". Algo distinto es el medio plazo, puesto que el acuerdo que se alcanzaría "seguiría teniendo grandes dosis de artificialidad, con la seguridad de que no cierra los litigios y las fricciones entre Grecia y los acreedores, que reaparecerán tarde o temprano".