Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Bolsa de Atenas se desploma un 9,24 %

Bolsa de AtenasEFE

La Bolsa de Atenas se ha desplomado este miércoles un 9,24% y la prima de riesgo del bono a diez años se ha disparado por encima de los 1.000 puntos básicos, tras el anuncio de las primeras medidas previstas por el nuevo Gobierno griego.

En concreto, el índice de referencia de la Bolsa griega ha cerrado en los 711,13 puntos, lo que supone un 9,24% menos que los 783,53 enteros en los que cerró el martes, con lo que acumula tres jornadas consecutivas en negativo, ya que el lunes cerró con una caída del 3,2% y el martes con un descenso del 3,64%.
Entre las mayores caídas de la jornada, los bancos se han vuelto a llevar la peor parte, ya que las acciones de Piraeus Bank se han desplomado un 29,26%, las de Alpha Bank un 26,76%, las de Eurobank Ergas un 25,93% y las National Bank of Greece un 25,45%.
Una de las medidas adoptadas en el primer consejo de ministros del Gobierno de Alexis Tsipras ha sido paralizar la venta del 30% de la Corporación Pública de Energía de Grecia (PPC), la mayor del país, cuyo valor se ha hundido en bolsa un 13,93%.
En el mercado secundario, la prima de riesgo de Grecia se ha disparado casi 100 puntos básicos y ha superado los 1.000 puntos básicas, al pasar desde los 948 enteros de la apertura hasta un máximo intradiario de 1.040,4 puntos básicos.
Esta aumento de la prima de riesgo es consecuencia del fuerte repunte de la rentabilidad de los bonos griegos a diez años, que alcanzaba el 10,754%, en comparación con el 9,595% en los que ha abierto la sesión.
En esta línea, el interés del bono heleno a cinco años en los mercados secundarios ha pasado desde el 11,826% de la apertura hasta el 13,621%, mientras que el del bono a tres años ha subido desde el 13,754% hasta el 16,948%.
Además de la paralización de la privatización de empresas públicas, el Gobierno ha prometido subir las pensiones a las personas con bajos ingresos y devolver sus puestos a algunos de los funcionarios que fueron despedidos, así como renegociar el rescate acordado con sus socios europeos.