Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bodybell no puede realizar aún ninguna oferta económica en la negociación del ERE que afecta a 304 empleados

Bodybell ha afirmado no estar en disposición de realizar aún ninguna oferta económica en la negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará inicialmente a 304 trabajadores y que contempla el cierre de 60 tiendas, si bien se ha comprometido a que la indemnización estará por encima de la contemplada en el anterior ajuste de empleo, según han informado a Europa Press fuentes sindicales.
Madrid es la región más perjudicada por el ajuste de plantilla de Bodybell, ya que afecta a cerca de 133 trabajadores y supone el cierre de 29 tiendas, mientras que en Andalucía conllevará el cierre de siete tiendas, tres en Cádiz, una de Almería, una en Córdoba, una en Granada y otra en Huelva, y la salida de 48 trabajadores.
El distribuidor de productos de belleza Douglas notificó el pasado 28 de abril a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) la adquisición de The Beauty Bell Chain, propietaria de las marcas Bodybell y Juteco, justo después de presentar el ERE.
Bodybell, cuya sede se encuentra en Madrid y cuenta con más de 200 establecimientos físicos y dos tiendas 'online', fue adquirida por Douglas después de alcanzar un acuerdo a principios de este año con un grupo de inversores liderados por HIG Bayside Capital, filial de crédito de HIG Capital.
La cadena encara su segundo ERE tras el realizado en 2016, que se saldó con un total de 315 trabajadores afectados, 60 menos de los previstos y con el cierre de 32 tiendas.
La compañía dio por terminada esta reestructuración en marzo de 2016, planteando inicialmente un total de 445 despidos, si bien posteriormente redujo el número hasta 375 y finalmente quedó en 315 trabajadores afectados, de los cuales 117 han sido voluntarios.