Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barclays estudia el futuro de sus sucursales en España

Barclays estudia el futuro de sus sucursales en EspañaEFE
Barclays estudia el futuro de las sucursales en España después de anunciar las líneas maestras de su plan estratégico. La entidad ha declarado a España, Francia, Portugal e Italia como no prioritarios en banca minorista y entre las opciones que se barajan está, como publican algunos medios, irse de España y cerrar todas las sucursales. Ademas ha anunciado que recortará 14.000 empleos en todo el mundo en 2014 y creará un 'banco malo'.
Barclays está presente desde hace 40 años en España con 271 oficinas y actividades en el país en las áreas de banca minorista, corporativa, banca de inversión, tarjetas, banca privada y gestión de patrimonios.
El total de la plantilla de Barclays en España asciende a unos 2.800 empleados, de los que 2.200 corresponden a la actividad minorista, indicaron a Europa Press en fuentes de la entidad.
Aparte de su negocio en España, la decisión de la entidad británica afecta también a su red comercial en otros países como Italia, Francia y Portugal.
"Nuestra banca minorista en España, Italia, Francia y Portugal continúan siendo negocios fuertes que siguen haciendo progresos en la senda del crecimiento y esto permanece inalterado", subrayó un portavoz de Barclays.
"Nuestro principal foco sigue siendo cumplir con nuestros clientes y construir un banco 'Premier' sólido en Europa y continuaremos gestionando activamente el negocio hacia ese objetivo", añadió.
RECORTARÁ 14.000 EMPLEOS EN TODO EL MUNDO EN 2014
El nuevo plan estratégico de Barclays, presentado en Londres por el consejero delegado de la entidad, Antony Jenkins, y su director financiero, Tushar Morzaria, contempla la reestructuración del banco en torno a cuatro grandes áreas de crecimiento y que supondrá el recorte de 14.000 puestos de trabajo a nivel global este año.
En concreto, la nueva estructura de Barclays girará alrededor del negocio de banca personal y corporativa, tarjetas (Barclaycard), Africa Banking, y banca de inversión.
Como consecuencia de esta nueva estructura, la entidad creará Barclays Non-Core, un 'banco malo' en el que agrupará activos no estratégicos por importe aproximado de unos 115.000 millones de libras (unos 140.000 millones de euros) con vistas a su gradual venta o liquidación.
En el caso del negocio de banca de inversión, la entidad británica contempla una reducción bruta de su plantilla de unos 7.000 empleados hasta 2016, tanto en actividades 'core' como no estratégicas.
Como resultado de estas acciones, Barclays espera asumir costes adicionales de 800 millones de libras esterlinas (975 millones de euros) que se sumarán a los 2.700 millones de libras (3.286 millones de euros) previstos anteriormente.