Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La fusión de Bankia y BMN generará costes de reestructuración por 334 millones

La fusión entre Bankia y Banco Mare Nostrum (BMN) generará unos costes de reestructuración de unos 334 millones de euros antes de impuestos, según ha indicado la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), aunque no ha precisado cómo se materializarán estos costes.
Por otra parte, el banco realizará saneamientos por 1.000 millones de euros, de los que 500 millones de euros corresponderán a provisiones de créditos, 200 millones de euros a provisiones de adjudicados y 300 millones de euros a otros ajustes.
Además, la fusión implicará una reducción de los gastos antes de impuestos por sinergias de unos 155 millones de euros para el tercer año, es decir, en 2020, dado que la transacción se cerrará en diciembre de este año.
Concretamente, el 42% de este ahorro de costes por sinergias, equivalente a 66 millones de euros, se dará en el primer año y en el segundo la cifra alcanzará el 96%, unos 149 millones de euros. Será en el tercer año cuando la reducción de costes alcance los 155 millones de euros.
En la conferencia con analistas posterior al anuncio del acuerdo para la fusión, el director financiero de Bankia, Leopoldo Alvear, ha señalado que dos tercios de estas sinergias corresponderán al conjunto de servicios centrales y la red de distribución, mientras que el resto tiene que ver con gastos de explotación derivados, por ejemplo, de la renegociación de contratos con proveedores.
Según ha explicado, existe 'overlap' (es decir, solapamiento) en las redes comerciales de ambas entidades, pero también es necesario tener en cuenta que, proporcionalmente, BMN tiene más sucursales que Bankia. Concretamente, las sucursales de BMN representan el 36% de las de Bankia, mientras que en otros parámetros, como créditos, depósitos o clientes, la ratio es del 25%.
"Las sinergias que estamos considerando tienen detrás un enorme detalle", ha explicado Alvear, según quien la entidad ha realizado un "profundo análisis de las sinergias y los costes para poder llevar todo a los estándares de Bankia" durante los últimos tres meses y ha señalado que tienen la "confianza" de ser capaces de alcanzar estas sinergias en los tiempos previstos.
LA POLÍTICA DE DIVIDENDOS NO CAMBIARÁ
Por otra parte, la entidad prevé que el beneficio neto de la entidad resultante aumente en 245 millones de euros en el tercer año, mientras que para entonces el beneficio por acción se elevará un 16% y tendrá un efecto positivo desde el primer año.
En la conferencia con analistas, el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, ha afirmado que "la política de dividendos no tiene por qué cambiar". En el caso de su último dividendo, el repartido con cargo al ejercicio 2016 el pasado 31 de marzo, el 'pay-out' de la entidad se situó en el 39,5%.
La rentabilidad del banco, medida como el retorno sobre fondos propios (ROE), crecerá unos 120 puntos básicos en el tercer año, según ha comunicado la entidad al supervisor.
En la conferencia con analistas se ha explicado que, teniendo en cuenta los préstamos dudosos ('non-performing loans') proforma de BMN a diciembre de 2016, la mora de la entidad subiría al entorno del 10% o 10,1%.
Por otra parte, Sevilla ha manifestado que en la entidad están "muy centrados" en esta operación, por lo que "hoy por hoy" no consideran acometer una operación corporativa adicional.
En su opinión, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha mantenido en todo momento una "posición de neutralidad" y, de hecho, no ha votado la fusión en el consejo en el que está presente, el de BMN.
En el caso de Bankia, en la que el FROB cuenta con una participación indirecta, pero no tiene asiento en el consejo, la fusión ha sido votada únicamente por los consejeros independientes, pues los ejecutivos se han abstenido para evitar un posible conflicto de intereses, dado que forman parte del consejo de BFA, accionista directo de Bankia.
El consejo de administración de Bankia contará con un miembro más, que será representante de BMN, con efectos desde la incripción de la escritura de la fusión, algo que deberá ser propuesto por el consejo de administración de Bankia para su aprobación en junta de accionistas.