Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de España defiende la compra de deuda soberana

Luis María LindeEFE

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha defendido la compra en grandes cantidades de deuda soberana, también llamada expansión cuantitativa (Quantitative easing, en inglés) por parte del Banco Central Europeo para ajustar la inflación.

"Con la experiencia de unos pocos meses, podemos afirmar que la compra de activos ha contribuido, de modo claro, al reanclaje de las expectativas de inflación, en línea con el objetivo a medio plazo y, lo que ha sido y es muy importante, frenando y revirtiendo el aumento en los tipos de interés reales", ha dicho Linde en una conferencia bajo el título 'Moneda, banca, crédito y precios en la eurozona', en el marco de la XXXI Reunión del Círculo de Economía.
Linde ha compartido mesa con el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Vítor Constâncio, y con el conseller de Economía y Conocimiento de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, que ha moderado la sesión.
El gobernador del Banco de España ha argumentado que la compra de deuda por valor de 60.000 millones de euros mensuales desde marzo hasta septiembre de 2016 por parte del BCE también incidirá en cambios en la composición de las carteras de los inversores, estimulando un mayor peso desde los valores libres de riesgo, o con muy poco riesgo, hacia valores con un mayor riesgo y reduciendo el coste de la financiación para consumidores e inversores.
Continuando con los riesgos sobre el desanclaje de las expectativas de inflación desde los niveles compatibles con la estabilidad de precios, que el BCE sitúa en una expectativa de una tasa de inflación cercana pero por debajo del 2% en el medio plazo, ha indicado que la cercanía a una dinámica de deflación puede llegar a estimular el aplazamiento de decisiones de gasto por hogares y empresas.
"Además, aunque los tipos de interés nominales estén ya en niveles muy bajos, si la inflación sigue bajando, los tipos de interés reales tenderán al alza, contribuyendo a reducir el consumo y la inversión", ha advertido.
Las reformas en España
Linde también se ha referido a las sinergias entre la política monetaria y las reformas estructurales que, algunos países como España, se han visto obligados a acometer para superar la crisis: "La economía española es un buen ejemplo de una interacción positiva y de que, al menos, a veces, ambas vías de actuación se refuerzan positivamente".
"No cabe duda de que algunas reformas puestas en marcha en 2012-2013 contribuyeron a aliviar las tensiones en los mercados financieros debido, sobre todo, a su contribución a mejorar la confianza", ha dicho Linde, que ha añadido que esta mejora de la confianza jugó un papel importante la mejora en la gobernanza en materia de finanzas públicas en la zona euro.
En suma, Linde ha basado su intervención en defender que el desanclaje de las expectativas de inflación a medio plazo entraña "serios riesgos" para la estabilidad financiera y de crecimiento, que pueden verse agravados en países que tienen que seguir un proceso de ajuste macroeconómico y desendeudamiento, y que la política monetaria y las reformas estructurales, cuando se aplican a la vez, se refuerzan mutuamente y pueden llevar a sinergias muy positivas.
La XXXI Reunión del Círculo de Economía, patrocinada por Indra, CaixaBank y KPMG, se ha celebrado desde el jueves hasta este sábado en Sitges con el lema 'Para consolidar la recuperación. Dimensiones políticas, económicas y empresariales'.